Grecia: 15 muertos por inundaciones

0
4

Este jueves el país se encuentra de “duelo nacional” tras las inundaciones en las que murieron al menos 15 personas cerca de Atenas. La prensa y los científicos calificaron a la catástrofe como anunciada debido a décadas de urbanismo errático.

Según los bomberos, cinco personas siguen desaparecidas un día después de que se produjera un alud de lodo en las zonas afectadas, las localidades de Nea Peramos, Mandra y Megara, a unos 50 kilómetros al oeste de Atenas. La inquietud de las autoridades se incrementó por las lluvias torrenciales que se desataron nuevamente en toda la región de la capital.

“Nuestro problema ahora es lidiar con dos torrentes, uno de los cuales continúa corriendo por el centro de Mandra. Ahora hay una tormenta, las operaciones son muy difíciles”, indicó a la AFP un responsable de protección civil.

El responsable imputó el elevado número de muertos al hecho de que cuando el torrente de lodo cayó desde el monte Patera, que domina Mandra, “era muy temprano y había mucha gente en sus coches para ir al trabajo”. La prensa griega criticó este jueves la falta de respeto desde hace décadas de la reglas de urbanismo.

Más de cien bomberos fueron movilizados este jueves por la mañana, intentando bombear el agua y el lodo que continuaba sumergiendo las carreteras y tratando de restablecer el suministro eléctrico y el agua.

Para el geólogo Dimitris Papanikolaou, “el desastre estaba anunciado”, la urbanización en la zona bloqueó los cursos de agua. “En la universidad, hicimos de Mandra un caso de escuela para los riesgos de inundación”, indicó este geólogo a la agencia Ana, denunciando una “intervención humana caracterizada por una ignorancia e indiferencia criminal”.

El defensor del medio ambiente, Mihalis Petrakis, cuestionó la deforestación de las cumbres que rodean Atenas, por los incendios estivales, imputados algunos a la especulación inmobiliaria salvaje.

Según la televisión pública ERT, la vulnerabilidad de Atenas y su región ante las inundaciones quedó en evidencia por varios desastres, el peor de ellos en 1961, que dejó 40 muertos.

SWI