C. Bernardi: El tratamiento de residuos como política de Estado

0
9

Desde junio la municipalidad comenzó a implementar la clasificación domiciliaria de residuos (orgánicos-inorgánicos) en un primer barrio y que luego se ha ido extendiendo, previendo en los primeros meses del próximo año llegar a la totalidad de la comunidad.

Paralelamente, se comenzó a trabajar en la planta de residuos, allí se construyó una platea de compostaje, para tratar los orgánicos y se está realizando la clasificación de los inorgánicos. En el lugar se separan los residuos y se compactan de la siguiente manera: papeles, cartón prensado y molido, vidrio molido, botellas plásticas diferenciadas en verdes y blancas, envases de plástico soplado, tetra brik, latas (aerosoles, alimentos y demás), frascos de vidrio (reutilizables), bolsas de nylon, chatarra (latas, hierros y demás) y metales (aluminio, bronce y cobre).

En ese aspecto desde el municipio se tiene previsto adquirir una máquina compactadora, como así también diversas herramientas que facilitarán y brindaran aún más seguridad a la labor de los operarios de la planta.  Hace un mes aproximadamente, desde el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se hizo entrega del informe técnico final con respecto a la asistencia técnica y asesoramiento en Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) solicitada por parte de la municipalidad a los efectos de interiorizarse en la logística de recolección, el dimensionamiento de la planta de separación de residuos y su tratamiento para poder contar con la posibilidad de solicitar financiamiento al Estado.

Vale resaltar que a través del proyecto de saneamiento de la planta de residuos, se concretó una primera etapa de comercialización de los plásticos y vidrios, que se habían acopiado a través de los contenedores barriales y otros aportados por vecinos.