Hernández: Estudiantes secundarios promocionan la educación ambiental en su comunidad

0
6

La profesora de Geografía, Juliana Vetancour, acompañó la investigación y elaboración del proyecto de educación ambiental “¿Y si empezamos?”, que estuvo a cargo de las alumnas Abril Todone, Jimena Facciano y Débora Fuch y contó con la colaboración de sus compañeros de 5to. año de la Escuela Secundaria Nº 5 “Sabá Z. Hernández”.

Esta propuesta se suma a la de los estudiantes de la ESJA denominado “Eco Conciencia”, por los cuales se propone concientizar a los habitantes del pueblo de Hernández sobre el cuidado del medio ambiente, basados en el mejoramiento del predio del basural y en la separación y tratamiento de los residuos, donde ambos fueron dados a conocer a las autoridades del municipio.

Al respecto, Vetancour en comunicación con El Observador, indicó que “el proyecto comenzó con una investigación porque en nuestra comunidad no existe la separación de la basura y queríamos saber si la gente en realidad estaba dispuesta a hacerla; si conocía que la quema de residuos, como se hace actualmente, causa muchos daños y queríamos tener un aval de que los vecinos tienen la necesidad y están dispuestos a que se cambie este hábito. Nuestra propuesta se basa en la educación ambiental, donde en primera instancia hay que concientizar al pueblo sobre la separación y que desde el municipio también se hagan cargo de esos desechos después de la recolección. En nuestro caso planteamos hacer compost de los residuos orgánicos (abono), porque sabemos que se está iniciando una huerta comunitaria, lo que se complementa con el proyecto de la ESJA que trata los desechos inorgánicos, como vidrios, plásticos, cartones, que sería separarlos para su posterior comercialización”.

– ¿Sería complicado llevar adelante este proceso en la localidad?

– No es tan complicado porque la materia orgánica se descompone sola y más si se incorpora en un pozo separado y se mantiene la humedad. Nosotros programamos hacer un compost a partir de las lombrices y enseñar a los vecinos a realizarlo en sus hogares, porque el objetivo principal es reducir los residuos en los domicilios y por ende llegará menos cantidad al basural. Lo que propone nuestro proyecto, es desde la escuela ser promotores del cuidado del medio ambiente a partir de la separación de residuos y brindar charlas, talleres y entregar folletos sobre cómo separar y por qué no enseñar a hacer una compostera domiciliaria, que es lo que hacemos en conjunto con el municipio.

La idea está planteada, ya se está acondicionando el espacio del basural, se tiene que hacer una perforación aparte para los desechos orgánicos y se está haciendo la folletería respectiva, que se entregará en la presentación de la campaña donde los chicos tendrán su aporte a través de la concientización y que los proyectos se concreten y de la mejor manera posible.

El trabajo apunta a la educación y a cambiar los hábitos que tenemos en el pueblo, por ello nos asesoramos sobre la erradicación de los basurales a cielo abierto, que sabemos que en nuestra comunidad no se puede dar de inmediato, pero como lo establece el nombre de nuestro proyecto, en algún momento debemos empezar. Por eso, lo comunicamos a las autoridades del municipio y nos llamaron a una reunión, donde nos expresaron el apoyo y la logística para hacer dicha campaña. En realidad el programa para el tratamiento de la basura, debería ser contemplado en una legislación local, pero por suerte los funcionarios nos han escuchado y podemos llevar adelante estas propuestas que beneficiarán de sobremanera a las familias de nuestra localidad y lo importante es que ya comenzamos…