“Cirugía Bariátrica”: Dr. Christian Oneto y su equipo explican cómo en Clínica Parque desarrollan programa para bajar de peso

0
131

Durante una hora, el Dr. Christian Oneto e integrantes del programa “Descenso de peso y Cirugía Bariátrica” de Clínica Parque SRL de Crespo, compuesto por la Dra. Silvana Elsässer (médica clínica, especializada en obesidad), la Lic. Virginia Llobet (nutricionista) y la Lic. Claudia Bolzán (psicóloga), dialogaron con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes”, que se emite los martes y jueves, a partir de las 21.30 por Canal 6 ERTV. Oneto destacó que “contamos con la infraestructura que nos permite competir con centros de alta complejidad de ciudades grandes y conformar equipos que nos posibilitan trabajar con pacientes obesos, con 40 ó 50 kilos de más. A través del tiempo se ha determinado que para tener éxito, en estos casos es indispensable el manejo en equipo y así lo estamos haciendo” remarcó.

– ¿Qué le aporta ese equipo al paciente? 

– (Elsässer) La ventaja de tener un equipo interdisciplinario es que cada uno va a ver al paciente desde su óptica distinta. Desde el punto de vista clínico, se tiene que ver si la obesidad no está relacionada con una patología que lo esté provocando y si existe la misma, poder solucionarlo. Hubo un cambio cultural en la alimentación de las personas y también en la actividad. Hoy en día, hay muchas sedentarias y a veces por seguridad, los padres retienen a sus chicos en sus casas, que no salen a jugar. Genéticamente podemos estar predispuestos, pero es el ambiente, con el sedentarismo, la alimentación, el que hace que la persona tenga obesidad…

– ¿En qué casos se recomienda esta operación?

– (Llobet) El peso normal para una persona es con el que la misma está o se siente bien y que no le trae enfermedades a largo plazo. Obviamente que el peso normal está relacionado con la talla…

– (Oneto) Hemos atendido a una persona de entre 230 y 240 kilos. Cuando llega a la Clínica, al paciente lo veo por primera vez y después lo derivamos con la Lic. Claudia Bolzán…

– (Bolzán) A partir de ese momento empezamos a ver la motivación con respecto al peso y qué es lo que quiere lograr… Nos encontramos con diversas situaciones, de mujeres que no pueden concebir un hijo por la obesidad, de no poder agacharse, de haberse lesionado y estar dolorido, de tener dificultades para desplazarse, inconvenientes para higienizarse, que lo llevaron a decir “tengo que terminar con este problema”. Le genera incomodidades sociales, como no poder subir a un colectivo, que son señales de alarma que el paciente recibe y necesita revertir esa situación… En una primera entrevista se busca evaluar su situación y además de las consultas, con el equipo ya tenemos que indicar si requiere algún otro tipo de atención en el área de salud mental. Se evalúan los recursos en términos afectivos, emocionales, para llevar adelante el programa…

– (Llobet) En la primera consulta se hace un anamnesis, que son preguntas de cómo es su estilo de vida, no solo lo referido a la alimentación, sino a sus hábitos, horarios, si trabaja o no, en cuanto a actividad física que realiza, patologías asociadas, medicación. Es decir, con un análisis general, se trata de saber todos los aspectos de la persona. Le pedimos a cada paciente que tiene que bajar un rango de peso antes de la cirugía…

– ¿Cuánto es lo recomendable…?

– (Oneto) Por lo general es un 10% del peso. Para llegar a la cirugía tiene que superar algunos escollos: el nutricional, el psicológico, el clínico y el administrativo de la obra social. Si una de ellas dice que no se puede operar, no se hace….

– (Bolzán) La ventaja del programa es que al estar establecidos los pasos y el tiempo, el paciente tiene que desarrollar cierta disciplina y que ordene sus hábitos. Lo que se hace en la preparación es valorar toda la cuestión médica clínica y desde el punto de vista del equipo, se trabaja sobre que abandone ciertos hábitos, como el cigarrillo por ejemplo, en el caso de los fumadores, porque se contraindica con la cirugía. Se trabaja para que abandone este consumo…

– ¿En qué consiste la operación?

– (Oneto) Hay dos cirugías que son las más típicas. Una es el “Baypas Gástrico” y la otra es la “Manga Gástrica”. Si el paciente antes de la cirugía se comía 6 empanadas, después tendrá que comer una y dejar el repulgue, porque ya estará lleno con eso. La obesidad, en los grandes obesos se comporta como una adicción, come más de lo que gasta y la persona va a ser todo lo posible para satisfacer su vicio. Y para dejarlo, es todo o nada. O se fuma o no se fuma, no se dice solo un poco. Se es o no obeso y la adicción es la comida, entonces lo que se debería hacer es un tratamiento para no tener más contacto con la comida, pero eso es imposible, por eso se opera…

– (Bolzán) Con la preparación se va modificando la selección de los alimentos, la cantidad, la forma de comer… Antes de la operación, vamos cambiando sus dificultades, como comer a cada ratito o de una forma voraz y cuando el paciente llega a la cirugía, no solamente que ya bajó sino que la etapa pre-quirúrgica requiere de otro paso de la dieta y eso lo lleva a que el post quirúrgico sea una continuidad de toda una preparación previa. No hay una ruptura de la forma que come, hay cambios progresivos y graduales y la persona lo va aceptando.

– ¿Hay alguna técnica nueva en estudio…?

– (Oneto) Cuando se habla de obesidad, va a encontrar de todo. Muchas cosas se han utilizado, marcadores en el estómago, otra que es colocar por una endoscopia, una prótesis que va desde el esófago y queda como un tubo que llega al intestino, hace el efecto de una manga, pero sin cirugía. Hay cuestiones que se están probando…

– Psicológicamente, la gente entra en estado de euforia cuando baja 30 kilos…

– (Bolzán) Sí. Cambia la seguridad en sí mismo, la autoestima, la forma en que se determina de hacer cosas, se amplía su espectro, de hacer cosas que antes no las podía realizar y experimenta otra forma de vida, que es muy positivo para él y la familia, que acompaña y disfruta del paciente recuperado…

– (Elsässer) Uno de los casos que me impactó, fue lo que expresó la esposa de un obeso operado, que pesaba al inicio 180 kilos y que ahora está alrededor de los 80. Ella me dijo: “yo veo ahora las fotos y no puedo creer. Cómo no me di cuenta de lo obeso que él estaba y lo bien que está ahora. Pasa que uno se va acostumbrando”. Operados, los pacientes recuperan su vida. Vuelven a redescubrir lo que era su vida…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here