¿Qué impacto tienen las emociones en la salud?

0
31

El impacto de las emociones en el cuerpo es cada vez más investigado y aceptado por la comunidad científica. Especialistas médicos coinciden en que llevar una vida social activa, recibir y dar abrazos y besos, tener una sexualidad coherente a los deseos y disfrutar del trabajo, son algunos de los “factores protectores” que estimulan una neuroquímica favorable para la salud.

La Dra. Florencia Salort, miembro de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva, expresó que “las emociones son procesos influidos por nuestra historia personal y evolutiva, que nos atraviesan en forma imprevista, tanto por la mente como por el cuerpo y originan cambios fisiológicos y en los comportamientos”. La especialista describió que “cuando se producen emociones, activamos diferentes centros del cerebro que liberan sustancias que provocan modificaciones en nuestra psiquis, cuerpo y órganos, en definitiva, en nuestra fisiología y que pueden producir, perpetuar, provocar o gatillar la mayoría de los síntomas o enfermedades que padecemos”.

La médica sostuvo que además de las emociones, las creencias también inciden en la salud. “Son pensamientos y dichos que vamos creyendo de nosotros mismos o de los otros a través del tiempo o determinadas cosas que identificamos como verdades absolutas y que condicionan nuestros comportamientos, sentimientos y emociones. Las creencias habilitan emociones y sentimientos que producen que el cerebro genere una neuroquímica que la acompañe. Si estoy segura que me voy a enfermar cada vez que me vaya de vacaciones, porque ‘siempre me pasa eso’, mi cerebro va a generar mayor estrés (generando cortisol), lo que va a ayudar a deprimir mi sistema inmune y probablemente me enferme”, explicó.

Salort detalló asimismo que “está comprobado que un individuo deprimido (disminución de serotonina) tiene más chances de generar una enfermedad cardiovascular que uno que no lo está y que el aislamiento afectivo, es un factor de riesgo para padecer síndrome metabólico (obesidad, dislipemia, hipertensión, DBT) entre otras afecciones. En definitiva, una mente que acompaña, que está sana, que es bien nutrida y que es feliz, va a generar un aporte sustancial e imprescindible, acompañando y otorgando una importante sinergia a la medicina tradicional, para proteger la salud y sobrellevar o mejorar cualquier enfermedad o dolencia que nos aqueje”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here