Directivos de la UAP explican cómo logran profesionales altamente preparados en lo académico y en los valores éticos, morales y religiosos

0
19

Visitaron el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el rector de la Universidad Adventista del Plata de Libertador San Martín, magíster Horacio Rizzo; el decano de la Facultad de Ciencias Económicas, magíster Carlos Mari y el de la Facultad de Humanidades, Educación y Ciencias Sociales, Dr. Fernando Aranda Fraga. Los directivos, en diálogo durante una hora con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, contaron sobre el presente de la institución y detallaron los proyectos en los que vienen trabajando.   

El rector, quien asumió en noviembre del año pasado, explicó que “la UAP cuenta con 4 unidades académicas: la Facultad de Ciencias Económicas; la de Humanidades; la de Ciencias de la Salud, que tiene la carrera de medicina, odontología, nutrición, kinesiología y enfermería y el Decanato de Teología, que forma a los futuros pastores de la Iglesia Adventista. Hoy contamos con 2.500 alumnos en el nivel universitario y unos 1.000 en primario y secundario, es decir, un número muy importante para una localidad que tiene entre 6.000 y 7.000 habitantes”.

– (Mari) En la Facultad de Ciencias Económicas y de la Administración, que es la que represento, tenemos 4 carreras, la de Contador Público, que tiene un título intermedio de Analista Contable; la de Licenciado en Administración, que en el 3° año tiene el título de Analista Administrativo; la de Asistente Ejecutivo, que es de 2 años, que tiene una formación interesante, que la diferencia de otras capacitaciones o cursos que se brindan. También tenemos la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información. Estamos contentos con la formación que se brinda y con la parte práctica que se le puede dar a los alumnos, de tal manera que cuando egresen, pueden incorporar en sus profesiones muchas de las vivencias prácticas…

– ¿Con cuántos alumnos extranjeros cuentan en la actualidad?

– (Rizzo) El 50% son argentinos y los restantes, extranjeros. La mayor concentración está en alumnos de Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y hay representación de unos 50 países. Prácticamente tenemos de toda Sudamérica, de muchas naciones de Centroamérica y de Oriente, que en los últimos años, por diferentes situaciones, han elegido Argentina.

– ¿Cómo se van resolviendo las diferencias de idioma?

– (Rizzo) Tenemos un programa de aprendizaje del idioma que está justamente en estos días comenzando un nuevo ciclo. Muchos de los alumnos ya vienen con un aprendizaje previo. Les cuesta el primer año, porque es un castellano técnico, pero sortean esta dificultad sin mayores problemas…

– ¿Hay exámenes de ingreso?

– (Fraga) En nuestra facultad (Humanidades) no hay cupos, sí hay un examen de ingreso que no es eliminatorio en la carrera de Psicología, como en Teología. Sí lo es en la carrera de medicina, pero el cupo para estudiar es alto, por ser una universidad privada.

– ¿Quedan muchos sin ingresar?

– (Rizzo) Queda un 25%. De todos modos, hay muchos que quedan intentando para el año siguiente. La universidad les ofrece un curso que les da herramientas para estar en mejores condiciones de rendir el examen siguiente y un 90% de los que cursan ese pre-universitario terminan aprobando. Genera mucho dolor cuando chicos que son promisorios no pueden ingresar, pero hay limitantes, una es el espacio físico, la capacidad de los profesores y el campo de práctica, que es el mayor desafío para expandirnos.

– No es muy común que una universidad sea dirigida por un pastor…

– (Rizzo) No es común. Hice la licenciatura en Teología y se fueron dando algunos caminos de la vida. Con mi esposa servimos muchos años en la Iglesia en diferentes lugares del país como pastores, en forma paralela hicimos un trayecto de entrenamiento en la línea educativa. Me tocó dirigir el sistema educativo adventista de Argentina, que está en Buenos Aires, trabajé en Mendoza y ahora nos volvimos al Litoral (Libertador San Martín). Sabemos que en la cuestión religiosa se tiene que acompañar las libertades humanas. Se busca tener profesionales altamente preparados en lo académico y en los valores éticos, morales y religiosos. Nosotros somos una universidad abierta, que tiene su filosofía, pero que no le cierra las puertas a ninguna confesión religiosa.

– Uno de los objetivos que se planteó al asumir fue ampliar las redes con otras instituciones. ¿Se pudo conseguir?

– (Rizzo) Sí, se fue avanzando. Es imposible pensar que una institución pueda operar sin tener vínculos. Desde el año pasado estamos en camino de recuperar algunos convenios que la universidad tuvo con otros centros educativos, con gobiernos, con entidades intermedias, logrando una vinculación a nivel internacional, nacional y regional, que muchas veces es un área que por diferentes razones, se había descuidado. Estamos en un camino para profundizar esta línea de trabajo. Nuestro slogan es servicio y excelencia. La universidad tiene un proyecto que acompaña el desarrollo académico de los alumnos para fortalecer esa idea de servidores y nuestro principal desafío es que los médicos, kinesiólogos, psicólogos, licenciados en sistemas, cuando ejerzan su profesión, puedan hacerlo con su espíritu de servicio. En algún punto estará el contacto humano y no puede distraernos ninguna otra cosa que no sea la capacidad de servir, ese es y seguirá siendo nuestro principal objetivo. Devolver a la sociedad un alumno con alta profesionalidad y con un genuino espíritu de servidor, que es lo que hoy el mundo está necesitando…