Daniel Beros: “Es imprescindible que los cristianos nos unamos”

0
17

Visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el Dr. Daniel Carlos Beros, profesor y doctor en Teología de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, quien dialogó con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes”, que se emite los martes y jueves, a partir de las 21.30 por Canal 6 ERTV. En la entrevista, hizo principal mención a los 500 años de la Reforma Protestante, que se conmemoran en octubre, expresando que “fue un hecho que quedó en la memoria colectiva, el momento en que el monje Martín Lutero en la ciudad de Wittenberg (Alemania) hizo pública las 95 tesis, en las cuales realizó observaciones críticas a la práctica y comprensión de las indulgencias, que era una forma que existía en esa época de plasmar el perdón de los pecados a los creyentes. Estas indulgencias, eran una serie de certificados que podían ser adquiridos por dinero y Lutero, que era profesor de Teología y enseñaba la Biblia, lo cuestionó de manera tan profunda, que provocó una especie de chispa que generó un reguero de pólvora que dio lugar posteriormente a la reforma. Cuando él empezó a recibir una serie de preguntas de creyentes atribulados, si debían o no comprar esas indulgencias para ellos y sus seres queridos, es que precisamente él decidió dar su postura y las plasmó en esas 95 afirmaciones teológicas, argumentando cuál efectivamente era el fundamento de una penitencia real y un perdón testimoniable responsablemente por parte de la Iglesia. Él señala que el acto de penitencia cristiano no está sujeto a una lógica comercial con Dios. Trató de describir en esas tesis en qué consiste el perdón, la conversión y penitencia en términos de testimonio del Evangelio”.

– ¿Cuáles cree que fueron los cambios más importantes que trajo esta reforma?

– Es importante aclarar y comprender que el acto de Martín Lutero y lo que derivó después de eso, no apuntó de ninguna manera a separar o dividir la Iglesia. Lo que buscó fue hacer un aporte como teólogo y pastor y se dieron cambios notables. Por distintas circunstancias, de la religiosidad y mentalidad de la época medieval y la forma de vincularse la Iglesia con la sociedad, el mensaje cristiano estaba planteado que el vínculo con Dios se imaginaba en términos y condiciones cuantitativas y Lutero buscó mostrar que no debía plantearse de esa manera, sino libre de la lógica del comercio y la contabilidad. Y en cuanto a la práctica, buscó concentrar el vínculo de fe en la mediación de Jesucristo, cuando en la religiosidad tradicional había una multiplicidad de mediadores de la fe, como los santos. Otro aspecto fundamental fue lo relacionado a la organización de la vida de la Iglesia, que los pastores evangélicos puedan tener sus familias. La reforma valoriza y rescata esa dimensión, por eso disuelve la diferenciación que había siempre clásica entre un orden de los que son perfectos en términos religiosos (célibes, de los que hacen voto a la obediencia, etc.) y el resto del pueblo…

– Algunos trabajan en pos de una Iglesia unida, con evangélicos y católicos formando una misma institución…

– Es imprescindible que los cristianos nos unamos en el sentido de que los desafíos que nos plantea este tiempo son tan importantes. Hay amenazas para la vida y no es solamente por cuestiones de conflictos (armados), sino que dichas amenazas también están muy cerca nuestro. Los cristianos tenemos un desafío y una tarea fundamental, que es dar un testimonio claro a favor de la vida, de la paz, de las condiciones más elementales de justicia, a la luz del Evangelio y creo que ahí, la cuestión no pasa por las confesiones, sino que los cristianos podamos ver juntos, cuáles son las cosas que tenemos en común y no perder de vista que hay una urgencia, de un testimonio claro y consistente, que no pasa por si uno es católico o evangélico. La Iglesia es universal y como en toda familia, es lógico que haya diferencias, que no tienen que ser necesariamente igualadas. Yo pienso que eso, puede ser visto también como una riqueza. Esas diferencias, no tienen que ser una causa de disputas, sino que debemos focalizarnos en otras cuestiones que son motivo de unidad de los cristianos.