¿Por qué crece a pasos alarmantes la cantidad de casos de demencia?

0
27

Cada tres segundos una persona es diagnosticada con demencia en el mundo y si bien existen muchos tipos, la enfermedad de Alzheimer es la más frecuente, ya que representa el 70% de los casos, afirmó Julián Bustin, especialista del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO). El profesional explicó que “la demencia es un síndrome caracterizado por un deterioro cognitivo progresivo que afecta funciones cerebrales superiores, tales como la memoria, el lenguaje, la percepción, la atención, el pensamiento y la conducta, alterando la capacidad de la persona para desenvolverse en forma independiente en sus actividades habituales”. En cuanto al Alzheimer, “se trata de una enfermedad edad-dependiente, cuya frecuencia aumenta significativamente a partir de los 65 años”.

Según un informe de la Asociación Internacional de Alzheimer, al que tuvo acceso El Observador, en el país habría más de 503.000 personas con demencia y la incidencia anual sería de 74.061 nuevos casos cada 12 meses. Las estadísticas revelan asimismo que uno de cada 8 argentinos mayores de 65 años padece de Alzheimer u otra demencia, puntualizó Bustin, quien aseguró que según los últimos estudios en la materia “hasta un tercio de los casos son atribuibles a 7 factores de riesgo que son modificables”, como el sedentarismo, tabaquismo, hipertensión, obesidad en la adultez, diabetes, depresión, entre otros.

“A través de la adopción de ciertos hábitos, como el ejercicio físico, la estimulación cognitiva, una dieta saludable, sueño adecuado, disminución del estrés y el mantenimiento de la actividad social, se puede lograr un escudo protector para el cerebro”, enfatizó el médico.

En cuanto a la actividad física, precisó que lo recomendable es el ejercicio aeróbico a través de caminatas de 30 minutos todos los días, mientras que para la estimulación cognitiva se sugiere “aprender algo nuevo (idioma, dibujo, pintura, mecánica, música) y buscar nuevos desafíos”.

Con respecto a la alimentación, el médico señaló que se debe llevar una dieta variada, rica en frutas, verduras, cereales, granos integrales, pescado, carnes magras y una ingesta considerable de agua u otros líquidos, “ya que protegen al cerebro, mientras que, por lo contrario, una dieta rica en grasas saturadas, grasas trans y colesterol se asocia a un aumento del riesgo de presentar deterioro cognitivo y demencia”, afirmó.

En cuanto al sueño, se recomienda dormir entre 7 y 8 horas por día, mientras que la disminución del estrés “es fundamental, ya que el ‘crónico’ posee un efecto negativo sobre áreas del cerebro particularmente involucradas con la memoria, como por ejemplo el hipocampo”, puntualizó.

“Por último, involucrarse socialmente al mantener una red de amigos, participar en asociaciones y clubes, intervenir en actividades de la comunidad, participar en grupos de teatro, lectura, música o cine ayuda a mantener las habilidades cognitivas y ralentiza el declinamiento cognitivo” y completó afirmando que “no podemos hacer nada para tener menos años, pero la evidencia científica demuestra que hay mucho por hacer para tener un cerebro saludable”.