Juan Galetto y el deseo de seguir creciendo para llegar a Primera

0
199

No pasó mucho tiempo de que celebró su cumpleaños número 21, fue el 5 de septiembre, pero ya lleva una vida corriendo detrás de la pelota. Juan Galetto pisó por primera vez la cancha de Atlético María Grande cuando tenía apenas 5 años, a partir de entonces comenzó a integrar la famosa Escuelita de donde salieron muchos valores futbolísticos.

Su crecimiento lo llevó a probar suerte en otros lados. En 2012 surgió la posibilidad de mostrarse en Patronato junto a Lautaro Morisconi, Lucio Comas y Alexander Hollman, todos del CAMG; llegaron, gustaron y quedaron.

A partir de 2013 se puso oficialmente la casaca del Patrón en Sexta División cuando aún el elenco de la capital provincial no había llegado a la cresta de la ola. Llegó como volante por derecha, pero no le costó nada empezar como lateral por la izquierda en su primera temporada. “Me adapto bien a los dos costados. Luego pasé a la derecha, puesto que ocupo en la Reserva”, le explica a El Observador.

Martín De León es el actual entrenador y la meta de esta temporada pasa por superar lo realizado en el torneo pasado. “No tuvimos un buen certamen, aunque fuimos de menor a mayor porque se dieron buenos resultados sobre el final. El objetivo pasa por tener una mayor regularidad”, comenta Juan quien firmó su primer contrato como profesional a mitad de año. “Mis primeros pesos fueron para un par de botines. Sin dudarlo. Hay que invertir en la herramienta de trabajo jaja”, recuerda.

Formar parte de la Reserva tiene sus grandes sacrificios, como por ejemplo al momento de disputar un encuentro en Buenos Aires, el plantel suele viajar horas antes del mismo. Ante Tigre, del pasado martes por la mañana, partieron a primera hora de la madrugada rumbo al estadio. “Nos acostumbramos a descansar en el micro, llegamos y jugamos. Salvo que sean viajes muy largos como en San Juan donde llegamos la noche anterior y dormimos en el hotel”.

La apuesta táctica pasa por ser agresivos, buscar variantes y lograr protagonismo. “Particularmente me gusta pasar al ataque. El DT nos pide que le demos una opción a los compañeros en ofensiva. Es un certamen donde todos los rivales son muy complicados; en el último torneo tuvimos un nivel muy parejo cuando nos enfrentamos a Boca y River, eso nos indica que vamos creciendo. Ojalá nos salgan bien las cosas”, desea.

En cuanto a lo personal, el sueño es obvio: “Uno apuesta a seguir creciendo y mejorando, se trabaja para que el día de mañana nos tengan en cuenta en el plantel superior”.

Primera: El grupo de trabajo que encabeza Juan Pablo Pumpido, no quita de vista la evolución de las categorías menores. “El cuerpo técnico de Primera suele estar en contacto con el de Reserva, también observan partidos de las divisiones inferiores. Les interesa conocer cómo está el nivel de los Juveniles, eso es importante. Inclusive nos han hablado grupalmente, marcando algunas líneas de trabajo, eso quizás no se veía tanto en el anterior cuerpo técnico”, cuenta Juan.

Respecto al plantel superior, el mariagrandense destaca que “veo más variantes que el anterior. Hay más jugadores, llegaron muchos para fortalecer el equipo y pelear para cumplir el objetivo de quedarse en Primera División. Tuve la suerte de hacer la pretemporada con ellos y se los ve con muchas ganas. Igualmente, al tener un cuerpo técnico nuevo y una importante cantidad de jugadores que recién llegan al club, habrá un tiempo de adaptación y también para conocer la idea de juego del DT”.

Una historia de tantas en nuestro fútbol con el final que solamente podrá ser escrito por Juan. Hoy vive esta grata experiencia junto a Lucio Comas, el volante ofensivo. Los dos llegaron juntos y los dos aspiran a seguir alimentando la ilusión de llegar a Primera.

Comments

comments