R. del Tala: Una brutal golpiza entre jóvenes, encendió la alarma

0
0

Un alumno de 15 años de la Escuela Secundaria Nº 9 y otro joven de 17 que no pertenece al establecimiento, “se agarraron a trompadas” frente a la institución cuando el primero salió de clases. La gresca se había “coordinado” previamente a través de las redes sociales. Quienes la protagonizaron están domiciliados en barrio El Pueblito de esta ciudad.

Además de los jóvenes, también se vieron involucradas otras dos personas. Un hombre mayor de edad que llegó con intención de separarlos, fue enfrentado por otro adolescente que quería mantener el combate. Éstas escenas fueron filmadas por uno de los testigos y el video se viralizó.

Al respecto, el jefe de la Jefatura Departamental, comisario Adalberto Roldán, dialogó con El Observador. “Tras este episodio me reuní con el jefe de División para poner una custodia en la institución, mientras que el miércoles 2 de agosto, al día siguiente del hecho, se recibió una denuncia de la madre del menor de 15 por las lesiones sufridas a su hijo. Todo lo actuado está en Fiscalía con la individualización del agresor directo y otro chico de 17 años, que era quien no dejaba que nadie interfiriera para ayudar o separar”, explicó.

Posteriormente informó que no es común que suceda este tipo de casos y se desconocen las razones que habrían llevado al enfrentamiento que tomó notoriedad debido a la filmación. “Me llama la atención porque llevo tres años en Tala y es la primera vez que sale a la luz. No digo que no haya habido otra pelea, pero es un pueblo relativamente tranquilo. Hemos hablado con los directivos de las escuelas y ellos nos dicen que lo que pueden hacer es brindar el contenido en las cátedras, pero a lo que a ellos refiere una vez que salen del establecimiento, no tienen más autoridad”, señaló para luego agregar que “debemos convenir en que si hay este tipo de violencia, los chicos lo tienen insertos en su cotidianeidad; lo que está fallando es la familia. Falta inculcar valores, prácticamente ya no existen y los jóvenes se exteriorizan de esta manera”.

Luego, el comisario completó afirmando que “si nos tenemos que internar en el cerebro de los menores, ellos lo toman como una ‘joda’, pero puede traer consecuencias gravísimas y en el mejor de los casos, una pequeña lesión. Hacemos lo que tenemos que hacer como policías, pero la mejor prevención es la educación que se la tiene que dar la familia y luego ser completada por los centros educativos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here