¿Qué hacer para tener una “Vida Sana”, sin adicciones, sobrepeso y estrés?

Publicado el 6 de Agosto de 2017 por

Visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el Lic. Walter Romero, director del Centro Adventista “Vida Sana” de Libertador San Martín, quien en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, comentó acerca de esta prestigiosa entidad que nació en la década del ‘80, para brindar soluciones a problemas de adicciones, estrés, obesidad y otros males de la “vida moderna”.

– Uno de los mayores problemas es el consumo de drogas: ¿Se puede recuperar una persona adicta a la marihuana o cocaína?

– Hay testimonios lindos de recuperación. Los que no se recuperan, terminan enfermos y solos, porque mayormente a sus familias, se les agotan las posibilidades. El adicto es negador, manipulador, afirma que no tiene problemas o que va a arrancar con el tratamiento y a eso lo dice muchas veces. Hay que saber que una vez que uno desarrolla una adicción, no se borra con el tiempo. Esa “información” queda guardada y el día que volvió a tocar la droga, vuelve a consumir. Lo que hacemos en primera instancia, es la desintoxicación y desarrollamos un programa para restaurar órganos vitales, como el hígado, riñones, intestinos, pulmones, la piel y la mente comienza a funcionar diferente, se recupera lucidez, el ánimo. Posteriormente se pauta un regreso a las semanas…

– ¿Qué inconvenientes tiene el paciente durante la abstinencia?

– Con tantas personas al lado durante la internación, es difícil que la abstinencia se curse de una manera negativa, a lo sumo alguno puede tener insomnio o alguna irritabilidad. En nuestro centro hay un programa que los contiene. La mayoría de los casos por adicciones que llegan, son por consumo de cocaína y marihuana y un mínimo, por alcoholismo. Es increíble cómo ha ido cambiando esto con el paso de los años, ya que hay cada vez más demanda de gente que necesita ayuda por el tema de adicción a estas sustancias, incluso por drogas sintéticas…

– ¿Cuál es su opinión en relación a la legalización del consumo de marihuana?

– La marihuana tiene efectos nocivos, dificulta el aprendizaje en los chicos, perjudica directamente las facultades cognitivas, para quien maneja, le va a afectar los reflejos y puede generar un accidente. La marihuana es adictiva. Se comienza fumando un porro y al tiempo eso no es suficiente, por lo que se fuma dos y así sigue aumentando la adicción. El aspecto social es lo que inicia a los chicos hoy, el baile, el boliche y muchas veces se combinan con otras drogas. El joven que empezó a fumar en la adolescencia va a empezar a esconderse, a mentir, a conseguir el dinero para comprarlo y si es necesario, salir a robar…

– ¿Es cierto que la marihuana conduce a la cocaína?

– Cuando se comienza con cualquier adicción, es más fácil pasarse a otra droga más pesada, porque no alcanza el estímulo que genera y va a algo más fuerte. Lamentablemente es así. Hoy vemos una proyección muy desmedida en cuanto a la cantidad de personas afectadas, porque se consigue drogas en cualquier lugar. Tristemente es así. Me ha tocado vivir por mis funciones en lugares donde se sabe que es la “ruta de la droga”, como Salta o Misiones, donde pasa mucha droga y eso ya está adoptado como rutina…

 

Trabajo en equipo

– ¿Cómo trabaja Vida Sana en el Sanatorio Adventista del Plata?

– Somos parte de la misma institución, siendo Vida Sana un área especializada. Nosotros nos abocamos a personas que están padeciendo enfermedades relacionadas con los hábitos de vida, lo dicho de las adicciones, por comer de más, que provoca sobrepeso, por dormir de menos, por trabajar de más, lo que genera estrés. Las personas llegan al centro para ordenar principalmente su estilo de vida y los ayudamos a desintoxicarse, a recuperar la energía, la lucidez…

– ¿Cómo es el estrés crónico?

– Muchos pacientes llegan con esta necesidad. En cuanto al estrés crónico, muchas veces no se sabe cuáles son los síntomas. Podemos mencionar algunos, como que la memoria empieza a fallar, que queremos saber dónde dejamos el auto estacionado o el nombre de alguien y no nos acordamos. No hay horarios para comer, por lo que se “saltean” comidas, se percibe la vida de una manera diferente, no se disfruta y todo eso también enferma…

– ¿Qué relación hay entre el estrés y el sobrepeso?

– Cuando uno se estresa, comienza a desordenarse además con el tema de las comidas. Se juntan todas en una y empiezan los problemas. Muchas veces personas que vienen por obesidad terminan derivadas al programa de estrés crónico, para tratar primero ese inconveniente. Hace algunos años se publicó un estudio que revela que en Argentina, el 70% de las personas que está con más estrés del que se puede tolerar, lo descargan comiendo. Cuando esa conducta se reitera, es inevitable el aumento de peso…

– ¿Qué incidencias tienen las redes sociales y la tecnología en las enfermedades modernas?

– Hay una nueva terminología que es la “tecnoestrés”, es decir el estrés que genera la tecnología. Cada vez llegan más personas afectadas por el mal uso del celular por ejemplo, que pasan muchas horas conectadas. Uno va a un restaurante y están las personas sentadas y cada uno con su teléfono. Eso no lo teníamos hace unos años atrás. Hoy vivir en una ciudad como Rosario o Buenos Aires, te expone a situaciones de estrés a lo largo del día, por rutas cortadas, semáforos que no andan, el ruido, el smog, la contaminación visual y auditiva, cuestiones que afortunadamente no tenemos en esta zona. Nuestro mayor flujo de pacientes precisamente es de esas 2 ciudades y de Córdoba, más allá que tenemos del resto del país…

– ¿Cómo se ayuda desde Vida Sana?

– Se incluye un chequeo básico con todos los estudios. Se tiene un médico de cabecera, nutricionista, apoyo psicoeducativo, hidroterapia, sauna, masajes, actividad física, alimentación terapéutica. El programa es con internación, porque trabajamos en las conductas y en los cambios de la misma. Hablamos de sacar un hábito malo e instalar uno bueno y lleva su tiempo. Los pacientes en el centro tienen diariamente 16 horas por día de actividades, arrancamos a las 6.00, donde llamamos a quien necesita ser despertado o damos la opción de que elijan despertarse con su propio sistema. Toman un jugo de naranja, les controlamos los signos vitales, la presión arterial y después hacemos ejercicios de calentamiento y elongación y una caminata de 60 ó 90 minutos. Tenemos los que caminan apenas 20 minutos hasta los que lo hacen más de una hora, eso lo determinan los médicos, en cuanto a tiempo y exigencia, después viene el desayuno. Con los grupos terapéuticos se trabaja luego en cada tratamiento, para estrés, tabaquismo, adicciones, obesidad o sobrepeso. Posteriormente se hacen tratamientos de hidroterapia y a las 12.00 se almuerza. Luego llega el tiempo de un descanso, que puede ser tomando sol, durmiendo una siesta, leyendo un libro y a las 14.15 seguimos con un taller de alimentación y estilo de vida. Se explica cómo combinar esos dos factores para una mejor calidad de vida. Por la tarde hay una segunda actividad física, de spinning, acuagym, aeróbica, para lo cual tenemos una pileta cubierta y un ambiente muy lindo y agradable. A las 16.30 está la merienda y viene la segunda parte de hidroterapia, masajes, incluido el sauna, entre otros tratamientos. Se cena y se termina con una caminata social y una sesión de relax…

 

Lo religioso 

 

– ¿Los cursos tienen también su lado espiritual?

– Tenemos un programa que enfoca a la persona íntegramente, lo físico, mental, social y lo espiritual. Nosotros tenemos el Sanatorio Adventista del Plata y se prescriben medicamentos, pero somos conscientes que para el estrés, la ansiedad, la depresión, no hay medicamentos que resuelvan el problema, sí descansar bien, salir a caminar, elegir una comida que sea terapéutica. Y también se incluye la fe en Dios y vemos milagros cada semana. Desde lo personal lo que más me impacta en Vida Sana es ver cuán mal llega la gente y cómo puede recuperar el bienestar. Aclaramos siempre que si bien el Sanatorio y Vida Sana somos instituciones religiosas, no hacemos proselitismo con eso. La semana pasada se dio algo interesante: dentro de los espacios tenemos un taller de oración para enseñar a cómo comunicarse con Dios de la manera más simple. Cada uno se fue presentando y decía su creencia; en forma natural uno dijo, “soy judío”, otro “soy católico”, otro era agnóstico, de pronto alguien dijo “qué increíble que en este espacio nos encontremos tantas creencias y todos podamos estar en la misma sintonía”. Hay personas ateas, todos podemos convivir sanamente y encontrar la salud cuando podemos vincularnos. Es una institución con fundamentos religiosos pero eso no es una barrera para atender a quienes llegan allí… Hace poco una paciente del exterior, me dice: “Walter no soy creyente, soy atea, pero puedo participar de la oración”. Meses después volvió y expresó en el grupo “quiero expresar mi gratitud porque me sentí cómoda, porque en ningún momento me hablaron de religión, me dieron la oportunidad de participar de esto y me ha hecho bien aprender a orar”. De eso se trata, de dar herramientas que puedan trascender las creencias y ser efectivas a la hora de buscar la salud…

– ¿Cómo ayudan a quienes desean dejar de fumar?

– La adicción a la nicotina es una de las más complejas de tratar, en primer lugar porque está aceptado y es legal. Sumado a otros factores de la personalidad de cada uno, hace que sea una de las más complicadas de cortar. Tenemos una especialista en el área, la Dra. Mariana Alfaro y un equipo que se enfoca en esa adicción. Uno de los grandes problemas de cualquier adicción, es que la persona no aprendió a amarse y si no se ama, no se va a cuidar. Cuando se tiene nconductas auto-destructivas, de algo hay que estar seguro, necesita aprender a quererse, para poder estar en mejor condición de amar a quienes forman parte de su círculo familiar. Ahí viene el refuerzo psico espiritual para luchar contra el tabaquismo…