El Papa, preocupado por el vino de misa y las hostias sin gluten

Publicado el 9 de Julio de 2017 por

Francisco hizo un particular pedido a los obispos, para que ejerzan un mayor control de los insumos necesarios para celebrar la eucaristía

A través de una carta a sus obispos, el Papa Francisco pidió “vigilar la calidad del pan y del vino destinados a la Eucaristía”. El líder católico envió una misiva con la firma de su secretario para recordar cuáles son las normas que deben respetarse y qué requisitos deben cumplir estos insumos.

En el escrito, el argentino interpela al obispo de cada diócesis, ya que es “primer dispensador de los misterios de Dios, moderar, promotor y custodio de la vida litúrgica en la Iglesia”. En ese sentido, recuerda las disposiciones de la Instrucción Redemptionis Sacramentun-2004-.

El Papa evoca, de esta manera, tres apartados del tercer capítulo del documento, llamado “La celebración correcta de la Santa Misa”. También utilizó argumentos de la Carta circular a los Presidentes de las Conferencias Episcopales de 2003, que hablaba sobre el uso del pan con poca cantidad de gluten.

Sobre las hostias

– “El pan que se emplea en el santo Sacrificio de la Eucaristía debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa”

– Está prohibido “el pan elaborado con otras sustancias, aunque sean cereales, ni aquel que lleva mezcla de una sustancia diversa del trigo, en tal cantidad que, según la valoración común, no se puede llamar pan de trigo”

– “Las hostias sin nada de gluten son materia inválida para la Eucaristía. Son materia válida las hostias con la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan”

 

Sobre el vino

-“El vino que se utiliza en la celebración del santo Sacrificio eucarístico debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas”

-“Está totalmente prohibido utilizar un vino del que se tiene duda en cuanto a su carácter genuino o a su procedencia”

-“Es materia válida para la Eucaristía el mosto, esto es, el zumo de uva fresco o conservado, cuya fermentación haya sido suspendida por medio de procedimientos que no alteren su naturaleza -por ejemplo el congelamiento-.