Vacunación e higiene, las principales medidas preventivas contra la gripe A

Publicado el 2 de Julio de 2017 por

La vacunación contra el virus de influenza, la higiene personal –fundamentalmente el lavado de manos–, la ventilación de los espacios y toser o estornudar cubriendo la boca con la parte interna del codo, son algunas pautas indispensables para prevenir el contagio de la gripe, enfermedad muy frecuente durante el invierno.

La aireación de ambientes; el lavado adecuado y frecuente de manos; la limpieza de superficies de uso diario; el mantenimiento de la lactancia materna; una alimentación e hidratación equilibradas y toser o estornudar cubriéndose la boca con el pliegue del codo, son medidas generales de prevención que contribuyen a la disminución de la circulación del virus de influenza, recuerda el Ministerio de Salud.

En el comienzo del invierno la cartera sanitaria, a través de los hospitales, centros de salud y programas, fortalece las pautas de autocuidado necesarias para evitar el contagio de enfermedades respiratorias, principalmente la gripe.

En este sentido, se recuerda la importancia de la vacunación antigripal para los grupos de riesgo: bebés entre 6 y 24 meses, embarazadas, puérperas hasta 10 días después del parto (sino fueron vacunadas durante el embarazo), adultos mayores y personas con enfermedades respiratorias y/u otras enfermedades crónicas o graves (con indicación médica).

De acuerdo a datos del área de Vigilancia Epidemiológica, relevados en función de los pacientes internados, en la provincia se han efectuado 191 notificaciones de casos sospechosos de los cuales se confirmaron 19 para influenza. El director de Epidemiología, Diego Garcilazo, detalló: “Hasta el momento se han confirmado 15 casos de serotipo A y 4 casos de serotipo B”.

 

Inmunización e higiene: Claves para evitar contagios

Teniendo en cuenta que la gripe es una enfermedad habitual de la temporada invernal, es necesario destacar que la importancia de conocer el tipo de cepa que circula –si es A o B– tiene que ver con la administración de la vacuna antigripal. Garcilazo explicó que los casos confirmados en general son aquellos que requieren internación debido a cuadros graves y complicaciones.

Son síntomas de influenza: fiebre o escalofríos, tos, dolor de garganta, mocos, dolor de cabeza y muscular, cansancio, y en algunos casos vómitos y diarrea.

Ante un cuadro gripal es importante guardar reposo para evitar contagios, no compartir vasos ni cubiertos y al momento de estornudar o toser, taparse bien la nariz y la boca con la parte interna del codo, dado que la transmisión de la enfermedad es a través de las secreciones de la nariz y la boca. También es necesario el lavado frecuente de manos y el uso de alcohol en gel, a manera de reemplazo.

La vacunación no cumple el objetivo de evitar una pandemia o el contagio, sino las internaciones o casos graves.

Cabe recordar que el serotipo A del virus de influenza, específicamente el H1N1, resurgió en Argentina con la pandemia de 2009. Y siempre, ante cualquier sintomatología, se debe consultar al médico.