Detuvieron a “El Gato” que escalaba para robar en casas de jueces y funcionarios

0
4

Juan Manuel Contreras, de 23 años, más conocido como “El Gato”, había puesto en jaque la seguridad en el centro de Paraná.

Con mucha habilidad y destreza llegaba a los balcones, o podía trepar por las paredes e ingresar a las fincas ubicadas en calle Nux, México o las aledañas a Alameda de la Federación.

Su debilidad era robar en casas de empresarios, jueces, abogados o funcionarios, no por una cuestión elitista, sino porque siempre aseguraba un buen botín.

El jueves a la noche fue detenido por personal de la División Robos y Hurtos, otra vez en calle Nux intentando subirse a un árbol, para aparentemente de allí saltar el tapial y fue trasladado hacia la Alcaidía e Tribunales.

La novedad que surgió este miércoles, es que se había avanzado entre la defensa oficial y la fiscalía, la posibilidad de juicio abreviado a Contreras hace unos días atrás, pero el imputado de al menos seis robos por escalamiento y hurtos, no se había presentado a los tribunales.

El muchacho oriundo del barrio Alloatti, fue llevado a la audiencia a cargo del juez Humberto Franchi quien le informó en qué consistía la modalidad del juicio abreviado. Lo primero era que debía reconocer la autoría de los hechos imputados, y luego estar de acuerdo con la pena acordada, de cuatro años.

“El Gato” admitió la responsabilidad de al menos seis robos y el momento de mayor tensión fue cuando se lo notificó que la pena era de cumplimiento efectivo a partir de ese momento, por lo que debía ser llevado directamente al penal, consignó Radio La Voz.

 

Pedido de explicación

El defensor, Juan Carlín se opuso a la solicitud de la fiscalía y el juez avaló el pedido de la prisión preventiva hasta que se confirmara el acuerdo.

Cuando terminó la audiencia, Contreras, le pidió al magistrado poder hablar en el pasillo. Allí, le dijo que no estaba de acuerdo con ir preso en ese mismo instante. Que tenía que despedirse de la familia y dejar arreglado otros temas particulares.

Con bastante paciencia, Franchi lo escuchó y con tono de docencia le explicó lo acordado entre las partes, sobre todo, porque “El Gato” se ausentó a un par de requerimientos judiciales.

Pese al berrinche, agachó la cabeza, estiró sus brazos y permitió ser esposado para luego ser derivado al penal de Paraná.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here