Chiesa: “La presión impositiva es muy grande y en ese contexto, no hay posibilidad de desarrollo”

Publicado el 10 de Junio de 2017 por

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Dardo Chiesa, sostuvo que el sector agropecuario “no puede esperar a que el debate de una reforma impositiva integral se lleve a cabo en el 2018 ó 2019” y consideró que “tenemos una realidad crítica y muy dura, por lo que pedimos una reforma impositiva estructural”. El titular de CRA asimismo señaló que en la actualidad en Argentina, “hay un ‘corazón productivo’ herido” por las inclemencias del tiempo (inundaciones). “Pedimos ser parte de la solución, participar en la elección de las obras y en la ejecución de las mismas, para llegar con soluciones a los productores”.

Durante la edición 2017 de Agroactiva, Chiesa dialogó con Jésica Roth de Canal 6 ERTV y expresó que “tenemos un retraso cambiario muy grande, nosotros tuvimos en 2016 un 40% de inflación y la proyección para este año es del 22% y acumulando la próxima cosecha, vamos a estar en un 60% de inflación en dólares. En el país, hay que plantearse primero quién y cómo se pagan los impuestos. La ‘timba financiera’ por ejemplo, no paga nada; un hombre pone sus ahorros o su fondo de inversión en Levac y está cobrando el 25% y no paga ningún impuesto, ni siquiera al cheque, porque pasa a una cuenta bursátil y a ese mecanismo lo ‘saltea’. Mientras tanto, el productor que siembra trigo, que tiene tambo, ganadería, expuesto al sol y a que le vaya bien o mal, paga una innumerable cantidad de tributos. La presión impositiva es muy grande, está arriba del 75%, lo que no soporta ningún análisis y en este contexto, no hay posibilidad de desarrollo”.

El dirigente también consideró que el sector necesita de obras de infraestructura que “hace a la competitividad” y señaló que “todo esto hay que ponerlo sobre la mesa, analizarlo y estudiarlo. Para Argentina, este 2017 es un año electoral y para los políticos, lo que les parece importante es quién gana o pierde las elecciones, acá lo importante es la gente, en el campo hay productores con el agua hasta las rodillas y se debería ver cómo hacemos para salir de todo esto. En estos años, se han pasado anunciando obras que nunca han hecho, hubo zonas que están saliendo de la inundación del 2016 y ya se metió en otra. Hay problemas en el Litoral, en el sur de Santiago del Estero, Córdoba, en La Pampa hay 1.000.000 de hectáreas bajo agua, que son las mejores tierras de esa provincia, lo mismo en Buenos Aires. Estamos todos en la misma situación, hubo desidia, mal uso y desvío de los fondos que eran para obras… El problema es que aunque aparezca la plata hoy, con la cantidad de agua que hay, más que obras de emergencia no se pueden hacer, pero se debe planificar a futuro, ver qué se realizará y para eso lo que nosotros requerimos es que los gobiernos provinciales y nacionales nos tomen como veedores y certificadores privados de las obras que se van a hacer, que es una forma de darle validez a lo que se está proponiendo”.