Advierten a avicultores sobre otra exigencia del SENASA que podría “bloquear” granjas

0
3

La avicultura es una de las principales actividades para la economía entrerriana y para esta ciudad en particular, por lo que cualquier cimbronazo o situaciones que afecten a los establecimientos, tienen su impacto directo en la sociedad. Días pasados, una exigencia “ambiental” generó preocupación en los representantes del sector, ya que de no cumplirse con la llamada “carta de presentación” (para lo cual se deben cumplir una serie de requisitos, sobre distancias con centros poblados, manejo de desechos, entre otros) las granjas iban a ser bloqueadas, con lo cual no podrían vender su producción. Hubo una ríspida reunión en Crespo y se estableció una “tregua” de 6 meses, que de alguna manera tranquilizó a los criadores.

Ahora desde el SENASA se comunicó que los productores tienen tiempo hasta el 6 de junio para cumplir con lo establecido en la Resolución 86/2016 del organismo, que obliga a adherirse al programa de vigilancia y control de la contaminación por Salmonella en granjas avícolas comerciales (de pollos parrilleros y de gallinas de postura). De no presentar antes de esa fecha el certificado correspondiente, también podrían sufrir el bloqueo de sus producciones.  

A nivel oficial se explicó que tras realizarse un muestreo en distintos establecimientos, se estableció la necesidad de implementar un programa de vigilancia, ya que “los países que importan productos y derivados de carnes frescas de aves, exigen que los mismos se encuentren libres de ciertos gérmenes del grupo Salmonella, tales como los serotipos Typhimurium y Enteritidis y por lo tanto, resulta necesario dar garantías razonables de esta condición, a fin de no poner en riesgo las exportaciones de los productos avícolas argentinos”.

El veterinario Dr. Gilvan Marcolino, quien integra un grupo de trabajo coordinado por la Asociación “Crespo, Capital Nacional de la Avicultura”, en diálogo con El Observador expresó que “formamos un equipo con la comisión, para tratar de transmitirle al productor que se informe y cumplimente con lo solicitado, porque en realidad si no se presenta ese certificado, se impedirá la salida de la producción. Y hay muchos que no conocen de estas normas que están en vigencia y que el SENASA dio un plazo hasta el 6 de junio. Se toman 2 muestras, que son 200 gramos de materia fecal de las aves y se envían al laboratorio, tardando una semana aproximadamente para tener los resultados. Si da positivo, el productor no es que sufrirá el bloqueo inmediatamente, sino que se hace un seguimiento para llevar adelante el tratamiento y evitar que siga contaminando. Ahora si es negativo, ya cumplió con ese requisito exigido”.

El profesional explicó que “estos análisis se pueden hacer en Concepción del Uruguay (INTA), también en Esperanza (Santa Fe). En Crespo, la comisión de la Asociación está trabajando para tener un laboratorio, porque hay muchas granjas en la zona”, aunque aclaró que “no es fácil la habilitación, porque son muchos los pasos administrativos que cumplimentar”.

Marcolino acotó que la exigencia “abarca a los establecimientos con gallinas ponedoras, que es el fuerte de la zona, que deben hacer el certificado cada 6 meses. En cuanto los pollos parrilleros, lo tienen que realizar una vez por año. Los productores, más allá de que es otro trámite, deben tomar conciencia que es algo que tiene que hacerse. Argentina, cuando importa un producto, les exige a los países vendedores y lo mismo pasa con las exportaciones. Existen ciertas disposiciones a las cuales hay que adaptarse”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here