Bovril: La Escuela Nº 15 “F. J. Santa María de Oro” alcanzó los 103 años educando generaciones

Publicado el 12 de Mayo de 2017 por

Una de las instituciones más tradicionales que tiene la ciudad es la Escuela Nº 15 “Fray Justo Santa María de Oro”, la cual cumplió 103 años el 11 de mayo. Este resulta un dato no menor al momento de hablar sobre su relevancia en la comunidad y la historia que rodea con numerosas generaciones de alumnos pasando por sus aulas.

Su transformación a Escuela NINA desencadenó en reacondicionar diversos espacios en el edificio actual que tiene tres décadas. Sobre algunas necesidades edilicias, la directora Elizabet Krieger le comentó a El Observador: “Hay muchos aspectos para mejorar como el tema de techos, de pisos y la instalación eléctrica. En invierno los niños sufren mucho del frío porque las aulas son grandes y una estufa no es suficiente. Contamos con una instalación inadecuada porque las demandas eléctricas son mayores y cuando se empiezan a conectar calefactores y estufas, comienza a fallar el sistema eléctrico”.

En este sentido explicó que están las gestiones realizadas en la Dirección de Arquitectura de la provincia, donde además se ha solicitado un Salón de Usos Múltiples. “Lamentablemente hace varios años que estas obras están pedidas, vienen saliendo a licitación pero no se han concretado todavía. Entendemos que la provincia está complicada económicamente y no es fácil. Somos una de las instituciones que necesitamos fondos y no tenemos. Estamos trabajando como podemos en realidad”, sostuvo.

La conversión en Escuela NINA llevó a ciertos cambios. “Nos encontramos reacondicionando algunos espacios y organizando la planta funcional para poder trabajar en condiciones medianamente cómodas para los chicos que son nuestra prioridad. Por estos días tenemos trabajando personal municipal que está colaborando con el cambio de ventanas. La Cooperadora comenzó con esta tarea y también reemplazando ventanas externas”, explicó la directora.

En otro orden señaló que el Nivel Inicial tiene su espacio con un marcado deterioro. Donde el mantenimiento no ha sido suficiente en lugares como puertas y ventanas. Por esa razón allí también se efectuaron tareas para brindar un espacio acorde a los más pequeños.

 

El inicio: El comienzo del ciclo lectivo ha tenido las complicaciones ya conocidas. Aquí no fue la excepción. “Tuvimos una adhesión prácticamente total de los docentes respecto a las medidas de fuerza. No hubo maestros de grado trabajando, sí en algunos talleres. Cuando los paros fueron provinciales, la realidad es que no tuvo una adhesión total”, resumió.

 

Aprendizaje: Consultada sobre la cuestión pedagógica, Krieger explicó que se aprecian problemas en la parte de “lectura, comprensión, expresión y escritura. Los chicos han perdido mucho el hábito de la lectura, estamos trabajando con proyectos para reactivar este aspecto. Hoy por hoy los alumnos vienen sumamente con mucha apertura tecnológica y han dejado de trabajar con el libro o material impreso. Notamos un poco de falta de dedicación extra escolar del niño, de ejercitación en este aspecto. No es que la tecnología no nos sirve, al contrario, tranquilamente pueden leer desde una computadora, pero no siempre tenemos los recursos tecnológicos a disposición porque no contamos con internet para que puedan trabajar en cada aula. Los chicos se muestran reacios a las tareas con libros en sí”.