La Iglesia inició diálogo con familiares de desaparecidos y militares

Publicado el 7 de Mayo de 2017 por

La 113° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) puso en marcha una propuesta de “reconciliación” por lo ocurrido durante la última dictadura militar.

Los obispos, que apuntan a “sanar heridas” de ese período, dieron inicio a este proceso en la asamblea plenaria de la CEA que se desarrolla en la Casa de Retiros Cenáculo-La Montonera, de la localidad bonaerense de Pilar.

La 113° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina iniciará un tiempo de reflexión sobre los acontecimientos ocurridos durante la última dictadura militar.

El mismo comenzará con la escucha de algunos testimonios de familiares de personas que sufrieron las consecuencias de este período marcado por la violencia en distintos ámbitos de la sociedad”, indicó la entidad en un comunicado.

Según se informó, esta primera etapa se limitará exclusivamente a la escucha de algunos testimonios y no al intercambio entre los participantes: para ello, se invitó a “un número acotado de personas” para contar con un tiempo suficiente para que narren sus experiencias.

La Conferencia Episcopal señaló que este proceso “de largo aliento” continuará durante las asambleas de los próximos años, donde se buscará realizar, más adelante, “un camino de diálogo entre los obispos en el marco de la cultura del encuentro y la amistad social”.

La propuesta de la Asamblea plenaria, encabezada por el presidente de la CEA, José María Arancedo, Arzobispo de Santa Fe, fue sin embargo duramente cuestionada por los principales referentes de organismos de derechos humanos, los que ratificaron su compromiso con la “memoria, verdad y justicia” y volvieron a acusar a la Iglesia de ser “partícipe del horror”, en los crímenes del terrorismo de Estado.

De todos modos, en su Asamblea Plenaria, los obispos anunciarán también la aprobación de un protocolo para que víctimas y familiares directos de desaparecidos durante la última dictadura puedan recurrir a los archivos que posee la Iglesia sobre esa etapa.

En octubre del año pasado, por una decisión del Papa Francisco, el Vaticano y la Conferencia Episcopal habían anunciado la finalización del “proceso de organización y digitalización” de sus archivos de la dictadura, y, ahora, buscan permitir que los interesados puedan comenzar a realizar las consultas correspondientes.

Se trata de unas 3 mil cartas y documentos que se conservan en el Episcopado, en la Nunciatura Apostólica y en la Santa Sede, sobre pedidos que llegaron a la Iglesia para conocer el paradero de detenidos y desaparecidos y reclamar gestiones ante las autoridades militares de entonces.

Las deliberaciones de los obispos empezaron con el habitual intercambio pastoral, donde presentan libremente sus inquietudes y reflexiones sobre diversos temas, y luego Monseñor Arancedo presidió la misa de apertura de esta cumbre, que se extenderá hasta el próximo sábado.

Ese intercambio inicial es el que da origen a la elaboración de algún documento que en general refleja la preocupación por alguna temática por parte de la Iglesia argentina.

En tanto, la Comisión Episcopal de Ministerios presentará una propuesta de trabajo para la prevención de abuso de menores y adultos vulnerables, para lo que obtuvo el aporte de especialistas de Chile.