Columna de reflexión: La buena alimentación y el bienestar

Publicado el 4 de Mayo de 2017 por

Young Man Visiting His Girlfriend’s Turkish Family — Image by © Rainer Holz/Corbis

Ser solidarios en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza, es proclamar que el alimento es un factor elemental para la supervivencia y el bienestar de la humanidad y una necesidad que debe ser satisfecha individual y colectivamente. Una sociedad alimentada y satisfecha evidencia salud mental y física.

De acuerdo a la OMS (Organización Mundial de la Salud), “la nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud”.

¿Qué decir entonces sobre la mala alimentación que no nos favorece?

En un sentido figurado el comer mal puede verse como el efecto de “asimilar” malos recuerdos, “masticar” quejas, enojos y malos momentos que no son beneficiosos en ningún sentido.

Es necesario recurrir a nutrientes espirituales para despertar a la fuerza interior, capaz de mantenernos saludables; es vital eliminar toxinas para  sentirse sano integralmente.

En muchas ocasiones se nos ha enseñado que debemos acumular cosas para “tener” y “poseer”, sea conocimientos, experiencias y aún bienes materiales. Pero la plenitud se alcanza cuando nos vaciamos de estas cosas y dejamos que la mente esté despejada para captar la esencia de lo que somos.

Con el pasar de los años nos damos cuenta que en lugar de “tener” es mejor considerar el “ser”.

Qué libre puedes sentirte al abstenerte del egoísmo y la mentira, de acumular opiniones falsas, del miedo al presente o al futuro, del miedo a los cambios. Vaciar la mente de estas toxinas inservibles te prepara para recibir una idea nueva de cómo contemplas el mundo y también contemplarte de manera diferente. Poder apreciar quién eres y cómo estás ubicado ante la vida.

Tal vez el “tener”, desde el punto de vista objetivo, te lleve a pensar en un mejor cuerpo, mejor imagen, mejor estado físico, pero si te inclinas por el “ser”, puedes ser más bello, más atractivo por tus cualidades expresadas, dejar de ser egocéntrico y  ser más permeable al bien; dejar que aflore tu belleza interior, que será la encargada del espejo en donde te verás realmente como eres, un ser ya completo, libre de exceso de “peso” y de “sobrecargas”. Esta es la mejor vitamina que puede favorecerte, es el mejor nutriente para mantenerte en línea, sentirte satisfecho y ser realmente feliz.

El equilibrio que se alcanza a través de esta nueva forma de verte,  así como una alimentación balanceada, ayuda y coopera para que sientas que estás en el peso justo, bien sustentado y nutrido interiormente.

No comas hierbas amargas, que no nutren ni satisfacen. Complácete con alimentos naturales como el amor, el perdón, la alegría.

¿Ya comenzaste tu dieta balanceada?

 

Elizabeth Santángelo (escribe acerca de la salud y el bienestar desde una perspectiva espiritual e integra el Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana, para Argentina)

Argentina@compub.org