Piden construir más cárceles, con presos que trabajen y estudien

0
1

El “Caso Micaela García”, la jovencita entrerriana asesinada en Gualeguay días atrás, ha generando un gran impacto en la sociedad y en la dirigencia política, que en su gran mayoría, tomó debida nota de un clamor popular, solicitando leyes más rigurosas para quienes cometen delitos, jueces menos “garantistas” y que los delincuentes cumplan hasta el último día de condena en la prisión. Cabe acotar que la Cámara de Diputados de la Nación aprobó la modificación de la Ley 24.660 de “Ejecución de la Pena Privativa de la Libertad”, para restringir las salidas transitorias y condicionales de los condenados por delitos graves, lo que ahora es analizado por el Senado.

El diputado nacional Luis Petri (UCR-Mendoza) remarcó que es una iniciativa en conjunto “que presentamos con el Ministerio de Seguridad para garantizar el cumplimiento efectivo de las penas”. Se prohíbe expresamente que los jueces otorguen las salidas transitorias y los regímenes de semi-libertad a imputados por homicidio, quienes hayan cometido delitos contra la integridad sexual, tanto a mayores como a menores y la violación seguida de muerte, además del robo con armas cometido en poblado y en banda. Tampoco podrán gozar de un régimen de excarcelación anticipada quienes hayan sido condenados por tortura seguida de muerte, secuestro extorsivo seguido de muerte, homicidio en ocasión de robo, entre otros.

Petri, en diálogo con Jésica Roth en “Diario Seis” de Canal 6 ERTV comentó que “a este proyecto lo había presentado en 2012, en la provincia de Mendoza, lógicamente pudimos regular lo que tenía que ver con la ejecución de las penas y salidas transitorias, no así con la libertad condicional, porque estaba prevista en el Código Penal (nacional). Creemos que la concesión de las libertades condicionales no debería otorgarse para este tipo de delitos graves, por los cuales los autores se encontraban condenados y evitar el otorgamiento de estos beneficios en manos de los jueces. Las familias de víctimas de delito insistieron mucho para que se tratara este proyecto, incluso el presidente de la Nación, Mauricio Macri, pidió el tratamiento en extraordinarias. De hecho el 1 de marzo, al momento del dar el discurso inaugural del período legislativo, solicitó nuevamente la modificación del régimen penitenciario, en alusión a este proyecto de ley. En este lapso, lamentablemente ocurrió el trágico asesinato de Micaela y posteriormente sucedieron otros hechos de manos de personas que contaban con estas salidas transitorias”.

– Uno de los argumentos para liberar a estos sujetos, es porque falta capacidad en las cárceles…

Hay que construir más cárceles. Argentina tiene una tasa muy baja, de no más de 160 detenidos cada 100.000 habitantes. Estados Unidos tiene 700 personas privadas de la libertad por cada 100.000 y Chile tiene casi el doble con relación a nuestro país. Los que pugnan por el abolicionismo penal, justamente no quieren construir cárceles… Necesitamos construir más establecimientos penitenciarios, pensemos que tenemos 70.000 personas privadas de la libertad, la cual la mitad son procesados y la mitad condenados. De esos, un poco más del 10% son por delitos contra la integridad sexual. El gran desafío que tiene Argentina es construir más establecimientos penitenciarios donde claro está, los internos tengan la obligación de trabajar y la posibilidad de estudiar, dos cuestiones que actualmente en muchos lugares y provincias, no sucede.