María Grande: La Escuela “Semana de Mayo” cumple hoy 79 años enseñando saberes a la comunidad

0
3

La Escuela “Semana de Mayo” marcha rumbo a su aniversario. El 20 de abril cumplirá 79 años, aunque esta última parte de su vida no ha sido sencilla, fundamentalmente por lo conocido durante el 2016 cuando se dijo que bajaría su categoría.

Al respecto, la directora Viviana Estebenet le comentó a El Observador: “Por el momento no tenemos nada por escrito, nada oficializado. Lo que se hizo fue dialogar con el gremio y con referentes de supervisión técnica que son los que analizan ese tema. La vieja resolución determinaba que por la cantidad de alumnos, tenía que ser superior a determinado número. Nos piden el total de estudiantes que tenemos para volver a analizar el tema de categorías. Este año tenemos 451 alumnos, inscriptos y concurrentes, a lo mejor se planteará la cuestión para el próximo año”.

Posteriormente explicó la relevancia de mantener la categoría. “Varía de acuerdo a la cantidad de alumnos, en un principio. Según la categoría de la escuela, varía la cantidad de personal que nombra el Consejo General de Educación. Por ejemplo, la de cuarta tendría directivo y docente, la de tercera tiene un director o secretario, la de segunda un director, un secretario y un vicedirector y la de primera tienen director, dos vice y dos secretarios. Fundamentalmente influye el cambio en la cantidad de cargos y de alumnos que te permiten tener en las aulas. Se modifica la cantidad de gente trabajando y la forma de accionar dentro del aula”.

Al margen de ese tema, el comienzo del ciclo lectivo ha tenido sus particularidades con los conflictos gremiales; pero también acontecieron otras cuestiones que escapan al establecimiento poco conocidas. “Tuvimos un arranque complicado, más que otros años, porque tuvimos un problema que tiene que ver con lo que es la estructura de atención. En febrero, cuando nos estábamos presentando a trabajar, la Departamental de Escuelas se estaba cambiando de edificio, así que entre el 25 de febrero y primeros días de marzo no recibían documentación. Los trámites estaban cargados, pero no estaban aprobados en Paraná, no los recibían, no tenían internet, no tenían luz y en algunos casos ingresó más tarde de lo que corresponde, por eso el sistema no tomó el ingreso de datos y esa gente quedó sin cobrar”, detalló.

“Realmente ha sido un inicio complicado, no teníamos un lugar donde llevar la documentación. Toda esa desorganización hacía que no había un lugar donde estuvieran los supervisores, fue difícil de comunicarse, no había teléfono y empezamos nuestra actividad como pudimos. A eso le debemos sumar las medidas de fuerza y los reclamos”, completó.

Mejoras edilicias: En otro orden, Estebenet informó sobre las tareas edilicias realizadas en los últimos meses. “Durante las vacaciones se hizo un tapial que divide el patio que teníamos en común con la Escuela Técnica. Debemos hacer un cerramiento por cuestiones de seguridad, las dos escuelas (la otra es de Comercio) que funcionan en nuestro edificio, quedan a la deriva en vacaciones. En enero sufrimos la rotura de vidrios y por eso tomamos medidas. Además se reacondicionó el Jardín de Infantes y tenemos previsto hacer el cerramiento de un patio interno y lo mismo con el patio de deportes. Es una obra costosa, de modo que apuntamos a trabajar para juntar dinero; pero la idea es cerrarlo para que los chicos lo puedan aprovechar durante los días de lluvia”.

 

Un poco de historia

 

No se puede narrar la historia de la institución sin mencionar a la entidad precursora, la Escuela Nº 104, único establecimiento fiscal de esta zona, fundada en 1929. Funcionaba en un lugar conocido como La Tentación, apodo éste que le venía de un almacén de Ramos Generales existente en el lugar.

La “Escuelita de La Tentación”, con que se la reconocía, se levantó tras gestiones de los vecinos en el campo de Don Juan Schroeder,  que luego pasó a ser propiedad de Don Aníbal Spaggiari. Tenía personal único. Su primer director fue José Aguiar. En 1933 se creó la Sociedad Cooperadora y en 1937 la Biblioteca Escolar.

Esta entidad fue precursora pues el personal (Ana María B. de Keller y María Luisa C. de Cetti) fue trasladado a la naciente 67, como también el mobiliario y muchos de los alumnos.

La creación de la Escuela Infantil de 2ª, Cursos Complementarios, surgió como una imperiosa necesidad para la creciente población escolar de la Villa, ya que en las escuelas existentes en la zona: Nacionales Nº 28 y Nº 159, funcionaba hasta el 4º Grado y en la Fiscal Nº 104, hasta el 3º, quedando, en consecuencia, el alumnado, sin completar el ciclo primario. El 20 de abril de 1938 fue trasladada Ana María B. de Keller, desde la Nº 104. El 26 de abril realizó posesión de su cargo, procediendo de inmediato a tomar los exámenes de ingreso, durante los días 26, 27 y 28 del mismo mes y el 2 y 3 de mayo, a los aspirantes al 1º Curso (hoy 5º Grado). La mesa examinadora se completó con María Luisa de Cetti, maestra de la Escuela Nº 104. Las clases se iniciaron el 4 de mayo.