“El bullying es una situación muy grave de violencia que puede terminar en la muerte”

Publicado el 15 de Abril de 2017 por

En el Instituto Comercial Crespo, bajo la organización de LAPEN (Liga Argentina Pro-Evangelización del Niño), se realizó un taller sobre bullying y cyberbullying, que entre las disertantes tuvo a la Dra. Ana Somoza, integrante de la ONG “Fortalecer a las Familias” y autora del libro “Bullying: no es cosa de chicos”. La profesional, en diálogo con El Observador, remarcó que “muchas veces, a los casos de bullying se los pasa por alto, pero es una situación muy grave de violencia que puede terminar con la muerte de algunos de los chicos, como ha ocurrido lamentablemente. Hay que trabajar en la prevención y en saber intervenir” destacó. En ese marco pidió “a padres y docentes a estar atentos” y acotó que “antes no sabíamos lo que era el bullying, violencia en las escuelas hubo siempre, pero este flagelo es una situación que se repite en el tiempo, es intencional de un chico o grupo a otro y frente a la mirada de los demás compañeros que no hacen nada, incluso a veces lo festejan. Mientras tanto, los adultos están ausentes o no están ausentes pero están interviniendo en forma inadecuada”.

Para preocuparse ante eventuales síntomas, Somoza explicó que los que padecen esta violencia, “no quieren ir más a la escuela, empiezan a tener trastornos de alimentación, del sueño, depresión y empiezan a aislarse… Hay que enseñarles a los chicos que si padecen algún tipo de violencia, que no se callen, que lo hablen con los adultos y que éstos actúen, porque la violencia se corta cuando se habla. Hemos escuchado en las escuela ‘a lo mejor estás exagerando o defendete’, pero generalmente, los niños que padecen de bullying no tienen recursos para defenderse. La mejor intervención es la prevención y desarrollar programas de educación para la paz. En las instituciones escolares se les debe enseñar a los chicos que la violencia no va a ser tolerada y a expresar sus emociones en forma adecuada. Hay chicos que sufren violencia intra familiar y las descarga con un compañero o compañera que son más débiles”.

La profesional consideró que “la discriminación es la base del bullying, a veces son chicos que son muy lindos, inteligentes, que se destacan no por algo negativo sino positivo y puede sufrir de este mal. Ellos, si ven algunas de estas situaciones, deben informarlo a los docentes, padres…. Sabemos que muchas veces los casos de bullying ocurren en los recreos o en la salida de la escuela y los docentes no están al tanto”.

– ¿Cómo se puede prevenir?

– Hay que partir de que muchas veces son chicos que padecen violencia en la casa, que no saben expresar lo que les está pasando, por lo que hay que ayudarlos. Una estrategia de prevención es enseñarles a expresar sus emociones en forma adecuada, yo escribí un libro que viene con juegos y láminas para educar para la paz. Por otra parte, no hay que culpabilizarlo, sí hacerlo reflexionar, ver por qué está actuando de esa manera, qué siente, qué le pasa… Y después que sucedió un caso de violencia, nunca hay que enfrentarlo con la víctima. La violencia es un desequilibrio de poder, donde uno tiene más fuerza que el otro y si uno los pone nuevamente frente a frente, lo vuelve a victimizar al que padeció del bullying. La escuela tiene que intervenir por separado, hay que fortalecer la autoestima y también trabajar con el grupo, porque el bullying se produce cuando hay chicos que están mirando y que también son responsables, porque si ellos se callan, son cómplices.

– ¿Es una problemática en aumento?

– No sé si en aumento o es porque se denuncia más. Lamentablemente, Argentina es uno de los países de Latinoamérica donde más bullying hay, esto es algo que nos tiene que hacer reflexionar a los adultos y trabajar en tal sentido.