Para el juez Rossi, Wagner estaba “posicionado favorablemente” para quedar en libertad

0
3

El juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Alfredo Rossi, le otorgó el 1 de julio del año pasado la libertad condicional a Sebastián José Luis Wagner, condenado a nueve años de prisión por dos violaciones. Lo hizo al considerar que Wagner se encontraba “posicionado favorablemente para acceder a la soltura anticipada” y porque “se resalta saludablemente el cambio actitudinal de Wagner así como una positiva modalidad de resolución de conflictos”. Nueve meses después el pronóstico fue desacertado: Wagner fue detenido acusado de matar a Micalea García, una chica de 21 años encontrada en un descampado de la ciudad de Gualeguay, después de estar una semana desaparecida.

 

El magistrado le otorgó la libertad condicional a Wagner a pesar de que tres informes lo desaconsejaban. Se trata de las conclusiones de los peritos del juzgado de Rossi y del Equipo Técnico Criminológico de la cárcel donde estaba detenido, además del dictamen del Fiscal que rechazaba la libertad. La única parte que coincidió con el juez en la liberación de Wagner fue su defensa.

 

“Tiene poca adhesión con el daño causado… como también a lo referido a la libertad sexual de terceros”, dijeron los especialistas.

 

Wagner fue condenado en agosto de 2012 a nueve años de prisión por haber violado en julio y noviembre de 2010 a dos jóvenes en Entre Ríos. El propio acusado reconoció los abusos. Hubo un tercer caso que se le imputó pero fue absuelto porque no se pudo determinar si fue él o su hermano gemelo.

 

Un equipo interdisciplinario del juzgado se pronunció en contra del pedido: “No ha desarrollado una evolución favorable por lo que el grado de reinserción social alcanzado no admite un pronóstico favorable para el acceso al instituto de la libertad condicional, conclusión que se arriba en términos probabilísticos, conforme criterios de razonabilidad pero cuya certeza no es absoluta”, dijeron los peritos y recomendaron profundizar su tratamiento relativo a su problemática de violencia sexual y al consumo de drogas.

 

Los especialistas habían evaluado a Wagner en febrero de 2015: “No alcanzaba un análisis profundo y sentido respecto de los actos reprochables que cometió. Sin presentar indicadores de compromiso afectivo en relación al delito cometido y sin una genuina valoración respecto del daño producido” y “no teniendo adherencia de parte del interno como tampoco a lo referido en relación a la libertad sexual de terceros y mantiene un inadecuado control de los impulsos, escasa capacidad reflexiva”.

 

 

Por su parte, el Equipo Técnico Criminológico de la Unidad Penal Nº 9 Granja Penal “Colonia El Potrero” también desaconsejó la libertad condicional de Wagner. El informe, que publica Infobae, señala que el interno “mantiene un inadecuado control de los impulsos con posible pasaje al acto; no está pudiendo reflexionar en relación a lo ocurrido por eso se trabaja en pos de que pueda hacerse cargo de sus actos y en consecuencia de sus causas, ya que no está logrando dimensionar las consecuencias ocasionadas por las mismas”, concluyeron.

 

Con esos informes, el fiscal Lisandro Beheran dictaminó en contra de la libertad. “La incorporación del penado a una etapa final del régimen progresivo de la pena (la de menores restricciones) no es procedente por no reunir las condiciones necesarias para pronosticar una adecuada reinserción social”, concluyó.

 

Pero el juez Rossi tuvo otra postura. Sostuvo que esos informes no son vinculantes para los magistrados y deben ser tomados “como meras pautas evaluativas o sugerencias”.

Comments

comments