Crespo: Escuela N° 11 festeja su aniversario con importantes proyectos

Publicado el 2 de Abril de 2017 por

Visitaron esta semana el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, la directora de la Escuela de Educación Integral N° 11 “Remedios de Escalada” de Crespo, Fabiana Fistemberg, la apoderada legal de la institución, Dra. Soledad Portillo y la dirigente de ACADME, Mirta Schneider. En diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” por Canal 6 ERTV”, contaron sobre el trabajo de esta entidad, que este lunes 3 de abril, estará cumpliendo 39 años. A la misma asisten en la actualidad 72 alumnos de Crespo y de localidades vecinas. “Los chicos ingresan a las 8.30 y se retiran a las 16.00, por lo que en la entidad desayunan, almuerzan y meriendan” explicó Fistemberg. “Contamos con un plantel de 30 personas, entre el equipo directivo y técnico, psicopedagoga, psicóloga, terapista ocupacional, fonoaudiólogo, kinesiólogo, asistente social, 2 preceptores y los ordenanzas, además de los docentes” explicó. Portillo destacó que “un proyecto que nos diferencia de otras instituciones similares, es el de Equinoterapia, que lo tenemos desde hace 11 años y por comentarios que recibimos de otros lugares, admiran mucho el trabajo que se viene concretando en ese sentido en Crespo”. La directora recordó que “es una terapia asistida por el caballo. Los destinatarios son chicos con alguna discapacidad física, donde muchos de ellos no realizan otra terapia que no sea la de equinoterapia y los avances son increíbles, desde lo físico, lo social, lo cognitivo, mejoran la postura, en general, se los ve más desenvueltos”.  

– ¿Qué es lo que hoy estarían necesitando?

– (Schneider) En cuanto a proyectos edilicios, hay muchas cosas que queremos realizar, pero el más importante es poder armar un taller de cocina, al que hay que equipar con una heladera comercial, cocinas industriales y otros detalles, para darle a los chicos una salida laboral. Allí ellos podrían fabricar mermeladas, picles, prepizzas y otras comidas y así aprender a ganarse su propio sustento. Al espacio físico ya lo tenemos, pero hay que refaccionarlo y adaptarlo a las exigencias sanitarias. El proyecto está elaborado. Lo que se necesita son $ 200.000 de inversión…

– En la comunidad, siempre se reconoce el trabajo que viene realizando ACADME, comisión sostenedora de la escuela…

– (Schneider) Es una escuela de gestión privada y que se sostiene con el trabajo de un grupo de personas que formamos parte de la comisión. En mi caso, soy mamá de un chico que concurre a la institución y las demás, son personas que tienen ganas de colaborar. Lo que nos diferencia con las escuelas públicas, es que así como a las mismas, el Estado les manda partidas o técnicos de Arquitectura para hacer arreglos y ampliaciones, nosotros tenemos que hacerlo a pulmón. Si se rompe un techo, si se inunda un baño, si se inunda el patio, nos tenemos que encargar de conseguir la gente que haga esos arreglos y lógicamente organizar los eventos necesarios para recaudar fondos y llevar adelante esas obras.

– (Portillo) En el verano hicimos una obra de gran costo, que fue pintar el interior y exterior del edificio. También otra inversión importante, fue en las instalaciones de electricidad, que se renovaron por seguridad…

– Hay alumnos que hace muchos años que están en la institución…

– (Fistemberg) Yo hace 20 años que estoy en la escuela y hay varios alumnos que están desde ese momento. Que estén en las escuelas los ayuda muchísimo, porque antes quedaban en sus casas, las familias no consideraban importante que asistan, pero ese pensamiento cambió en los últimos años.

– (Schneider) Yo tengo 4 hijos. Tomás, el menor, nació con Síndrome de Down. Me enteré el mismo día que nació. En un primer momento fue chocante, porque una cuando está embarazada dice “basta que sea sanito”. En mi caso cuando me lo dijeron me asusté, más pensando en su futuro, lo imaginé solitario, triste y eso me apenaba. Fue así que me involucré con lo que tiene que ver con discapacidad, él va a folclore, a natación, hace equinoterapia, ahora quiere ir a un gimnasio. Cambió mucho la mirada de la sociedad con respecto a la discapacidad. Son personas sociables, les gusta la música, bailar, andar a caballo…

– ¿A qué edad ya pueden empezar a ir…?

– (Fistemberg) Tenemos educación temprana a partir de los 45 días y una vez que llegan a los 2 años, realizamos proyectos de integración con el Centro Comunitario, para que puedan asistir a las salas de 2 y 3 y si están en condiciones, se incorporan a las escuelas primarias. Hay chicos que pueden continuar su escolaridad en una escuela común, con nuestro apoyo…

– ¿Habrá alguna actividad especial por el 39° aniversario?

– (Fistemberg) El aniversario es el lunes y la idea es hacer un evento interno, trabajándose en el aula el tema del cumpleaños. Seguramente se hará un evento más grande en 2018, cuando se llegue al 40° aniversario.  

– ¿Cómo el crespense puede ayudar al sostenimiento de la institución?

– (Portillo) Una de las formas es asociarse a ACADME, con una cuota que va desde los $ 20. En la actualidad tenemos 500 socios que colaboran con la institución…

– (Fistemberg) Crespo es muy solidaria e integradora y en este camino a la inclusión total, nos falta el tema de la inserción laboral de los chicos. El municipio nos ayuda mucho, en darnos un espacio para los alumnos y considero que las empresas, que son tan solidarias, sería muy bueno que abran sus puertas a personas con discapacidad, no por exigencia, sino por voluntad propia. Y está más que comprobado que nuestros alumnos, cuando se integran laboralmente, son muy trabajadores.