Crespense cuenta su experiencia como camionera y afirma: “No me veo diferente o menos que los hombres”

Publicado el 19 de Marzo de 2017 por

Hay profesiones en las que la igualdad entre varones y mujeres aún no se ha conseguido en cuanto a cantidad, por lo que uno de los géneros es predominante, como ocurre en el sector del transporte. En la actualidad, ver a una mujer al mando de un camión no es común en Argentina, lo que se replica en casi todo el mundo. Un reciente estudio revela que el país europeo con más mujeres dedicadas a la conducción de estas unidades es Suecia, con un 3% (contra 97% de hombres), seguido de Reino Unido (2%) y Dinamarca (1%). En EEUU ese porcentaje asciende al 5% de los 3.200.000 conductores de camiones que circulan por las carreteras norteamericanas.

En Crespo, Antonella Villarroel, a partir de agosto pasado, se sumó al grupo de trabajadoras del sector, siendo una de las pocas que desarrollan esta profesión en la provincia. “Antes estaba en la atención al público, en la estación de servicios YPF-LAR y me ofrecieron esta tarea, para repartir combustible y ni lo dudé, era lo que más quería” confesó la joven, en diálogo con Canal 6 ERTV. “En mi familia hubo mujeres que también fueron transportistas, como lo fue mi tía Margarita Portillo, con quien siempre hablábamos de estas cosas. En lo personal, siempre me gustaron los camiones, recuerdo que me iba con mi hermano mayor, cuando era chica y lo acompañaba en los viajes. Él no me quería enseñar (a manejar), pero igualmente aprendí y cada vez estaba más decidida a conducir un camión. Hasta que surgió esta posibilidad en la estación, donde ya me conocen” remarcó.

– Es un rubro machista, porque son casi todos varones, ¿la perjudica?

– Cuando fui a hacer el psicofísico (obligatorio para el manejo de camiones), estaba lleno de hombres y a las semanas hago otros cursos y lo mismo, pero re-bien. La gente me trata bien, no me faltan el respeto para nada, sí por ahí les llama la atención y se sorprenden. Con mi novio, quien también es transportista, hice muchos viajes, por lo que estoy acostumbrada desde chica a estar semanas enteras arriba de un camión…

– Al estar tanto tiempo sobre las rutas, el camión está expuesto a roturas o pinchaduras de neumáticos: ¿Cómo se arregla ante esas situaciones?

– Si se rompe algo grave, llamamos a un mecánico y si es algo fácil, se le pega un vistazo y se arregla. Algo entiendo. No me veo diferente o menos que los hombres…

– Cuando lleguen los hijos, ¿seguirá en esta actividad o pedirá el cambio?

– No, voy a seguir trabajando. Lógicamente tendré que bajar esos meses y después continuar en lo que me gusta…