Policía secuestró $650.000 y asistió un parto en plena ruta

Publicado el 24 de Febrero de 2017 por

Personal dependiente de la Dirección de Prevención y Seguridad Vial, de la Policía de Entre Ríos, apostado en rutas de la provincia donde se desarrollan controles de rutina, tuvo una variada actividad en las últimas horas.

Fuentes policiales confirmaron que los uniformados procedieron este jueves por la noche al secuestro de unos 650 mil pesos en efectivo que eran transportados por dos sujetos orientales, en tanto que en la madrugada debieron asistir un parto en plena ruta.

El procedimiento de secuestro de dinero ocurrió en el Puesto de Control que la Caminera tiene en la Autovía Artigas y cruce con la Ruta Nº 22, en cercanías de Concordia, cuando procedieron al control de un Volkswagen Passat, en el cual se desplazaban en dirección al norte, dos hombres orientales, los que aparentemente tenían algún tipo de irregularidad en la documentación.

Esto llevó a que los policías realizaran un control más minucioso, informándose la situación al Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, al tiempo que se descubría que en el interior del rodado, transportaban una suma de dinero que rondaba los 650 mil pesos.

Dado el caso, se dio intervención al AFIP y por tratarse de un delito Federal, se solicitó la intervención de la Dirección de Toxicología de la Policía, procediéndose al secuestro del dinero, labrándose las actuaciones correspondientes.

Se destacó que ambos individuos habrían manifestado que viajaban al norte para realizar una transacción, situación que es investigada y si bien estos quedaron en lubertad, están supeditados a la causa.

Parto en Puesto Caminero

Por otra parte, efectivos de la Caminera, que desarrollaban sus tareas inherentes al Operativo Verano Seguro, debieron intervenir cuando un conductor les pidió ayuda ya que su esposa estaba a punto de dar a luz.

Fue este viernes, alrededor de las 5.00, en el puesto que la Dirección de Prevención tiene en el cruce de Ruta Nacional Nº 12 y Provincial Nº 10 (La Picada), cuando detuvo su marcha un automóvil, cuyo conductor pidió ayuda, ya que su esposa estaba con trabajo de parto.

Lamentablemente en la zona hay una pésima señal, por lo que no se podía llamar a una ambulancia, lo que demandó que –ante la delicada situación– fueran los mismos uniformados los que debieron asistir a la parturienta.

Fue así que el sargento Iturain le dio los primeros auxilios obrando de partero en el mismo lugar.

Tras el nacimiento, los funcionarios comunicaron la novedad a la Dirección y solicitaron una unidad de emergencias, pero debido a que los minutos contaban, decidieron hacer el traslado, lo que se concretó con el acompañamiento de un móvil de la Comisaría La Picada hasta Paraná.

Según trascendió, tanto la madre como su pequeño hijo, llegaron sanos y salvos a la capital provincial, donde recibieron la asistencia que demandaba el caso.