En Argentina, cada 4 minutos se produce un ACV

0
1

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, 15.000.000 de personas sufren un Accidente Cerebro Vascular por año. De ese total, 5.000.000 mueren y otros tantos quedan con una discapacidad permanente. En Argentina mientras tanto, se estima que cada 4 minutos se registra uno de estos episodios, con 18.000 muertes anuales.

Un ACV sucede cuando se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro, no pudiendo éste recibir nutrientes y oxígeno. Hay dos tipos principales, el isquémico, que ocurre cuando un vaso sanguíneo que irriga sangre al cerebro resulta bloqueado y el hemorrágico, que fue el que sufrió la joven diamantina Nimsi Gastaldo, de 28 años, quien falleció la semana pasada a causa de esta patología, mientras se encontraba de vacaciones en Brasil.

El neurólogo Dr. Gustavo Cuadro, quien atiende en Clínica Parque Crespo, comentó que “el 85% de los ACV son por isquemia, por una arteria que es tapada por un coágulo de sangre, que se da, de forma súbita. También puede ser cuando una placa de colesterol va formando en su interior coágulos hasta que se tapa, que es en forma lenta y progresiva. El 15% restante, se debe a hemorragias en el cerebro. Hace muchos años eran por cuestiones congénitas, pero ahora hay casos que pueden aparecer por causas traumáticas y otras no conocidas. Hay personas que se le hicieron estudios en la adolescencia y no tenían aneurismas y después de años tuvieron una hemorragia” dijo en declaraciones a Canal 6 ERTV.

El profesional detalló que las personas que siempre tuvieron migraña, es probable que no tengan aneurisma, “sí hay que tener más cuidado del paciente que súbitamente se queja del dolor de cabeza, como una descarga eléctrica y es seguido de un adormecimiento, vómito, pérdida de la conciencia. Esos son los síntomas que nos llevan a una urgencia, a un estudio del cerebro que es la tomografía”.

– ¿Hay manera de prevenirlo?

– Para el caso de un aneurisma, la única forma de detectarlo es a través de una resonancia magnética cerebral. Sí hay recomendaciones. La presión alta favorece la hemorragia cerebral, la hipertensión, hay cuestiones controlables como la obesidad o el alcoholismo. Con el avance de la tecnología, la tomografía hoy está más al alcance de todos. Es más fácil diagnosticar y con alta precisión podemos determinar qué tipo de ACV tiene el paciente, si es isquémico o hemorrágico.

– ¿Qué secuelas quedan en quienes sufren un ACV?

– En la mayoría de los casos quedan secuelas, generalmente lesiones motoras, como la mitad del cuerpo afectado. Si tengo una hemorragia en el hemisferio derecho, mi mano izquierda va a quedar afectada o a la inversa. También puede afectar el habla…

– Cada vez afecta a gente más joven…

– La juventud vive más intensamente que antes. Escuchamos con mucha frecuencia alarmados por el consumo de drogas, que es un factor de lesión a los vasos sanguíneos, el uso del alcohol… Los hábitos malsanos que se van teniendo en edades tempranas, van a tener su efecto negativo sobre las arterias de nuestro cerebro.