Muestreo para evaluar la presencia de Aedes aegypti en una ciudad entrerriana

0
2

La provincia, a través del Ministerio de Salud y en coordinación con equipos sanitarios locales, realizó la toma de muestras en Villaguay que permitirá determinar la presencia del mosquito Aedes aegypti que transmite dengue, zika y chikungunya. Las acciones fueron realizadas bajo el método de Levantamiento de Índices Rápidos de Aedes aegypti (LIRAa) que, a través de una muestra representativa, prevé el recorrido casa por casa. Los próximos puntos en los que se realizará el relevamiento son La Paz, Feliciano y Federal.

 

El responsable del Programa Provincial de Zoonosis y Vectores, dependiente de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud, Jerónimo Garcilazo Amatti, indicó: “Estos relevamientos están estipulados según las prioridades que se fijaron considerando la cantidad de casos de dengue que hubo el verano pasado”. Atendiendo a estas prioridades, los equipos de Epidemiología en conjunto con los equipos locales de salud, acuden a aquellas localidades que presentaron más casos en 2016 para determinar en qué estado se encuentran actualmente y poder brindar una pronta respuesta en cuanto a los casos de dengue que pudieran presentarse.

 

El funcionario explicó el procedimiento para realizar el muestreo: en un principio, en todas las localidades visitadas se toma el mapa de la ciudad y se carga en el software del programa LIRAa; con esa información este programa sortea de manera aleatoria puntos equidistantes para que la muestra sea representativa de todo el territorio.

 

“Son unas 455 casas que se visitan para terminar el estudio, en Villaguay se cubrieron muy rápidamente gracias a la colaboración del equipo local, de casi 50 personas”, expuso Garcilazo Amatti.

 

Cabe señalar que el operativo se organizó desde la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud, conjuntamente con el municipio de Villaguay, desde donde participaron promotores de salud, médicos, estudiantes de medicina y personal de recolección de residuos; como así también se coordinó con el hospital Santa Rosa, donde funciona el nodo epidemiológico, y con agentes sanitarios del efector. “Fue muy grata la tarea de trabajar en conjunto”, valoró el profesional.

 

A lo largo de los dos primeros días se capacitó a los agentes y se realizaron las acciones en terreno, haciendo la recolección de larvas en los casos en que se encontraron criaderos y brindando información sobre la enfermedad en todas las casas visitadas. A partir del tercer día se inició la etapa de análisis, en la que se llevan las muestras a laboratorio, se observa qué tipo de larva es para determinar a qué mosquito corresponde y posteriormente esos datos son volcados al software. Una vez que cuenta con toda la información, el programa brinda los índices, determinando en qué situación se encuentra la localidad (calificándola como de bajo, mediano o alto riesgo) e identificando las zonas más afectadas.

 

“Lo que se busca es brindarle una herramienta al municipio para que tome las acciones determinadas y pueda direccionar las tareas más específicas, ya que con este estudio podemos ver qué tipos de recipientes son los más comunes para la presencia de Aedes aegypti y conocer cuales zonas son las más afectadas”, agregó Garcilazo Amatti.