Análisis de Bel (FAA) sobre las inundaciones y las expectativas 2017 para el campo

0
5

Las muy buenas expectativas que el sector agropecuario tenía por la presente campaña agrícola, se vieron opacadas por las cuestiones climáticas que han azotado a varias regiones del país, como Santa Fe, que tuvo 4.000.000 de hectáreas afectadas por las últimas inundaciones y con pérdidas superiores a los U$S 1.100.000.000. Hay zonas de Buenos Aires y Córdoba también muy comprometidas, mientras que en Entre Ríos, la situación no sería de tanta gravedad, más allá de que hubo campos que sufrieron con las copiosas precipitaciones.

Alfredo Bel, dirigente de la Federación Agraria Argentina, en diálogo con El Observador expresó que “la situación a nivel nacional es dispar, porque en algunos lugares las cosas están bien y en otras, las últimas lluvias de enero y diciembre, han impactado negativamente. Nuestra provincia, por su característica geográfica, tiene ciertas ventajas en ese sentido, porque el agua escurre, se va de los campos, pero sí genera otros problemas, como la erosión hídrica y roturas de caminos, pero no tantos inconvenientes en la faz productiva. En Santa Fe en cambio, hay una situación de más gravedad, el agua que inundó los campos y eso generó un impacto en praderas, plantaciones y demás. Estamos culminando enero, falta terminar la campaña, las expectativas son buenas, pero hoy no es que tengamos todo tan claro, habrá que ver cómo se dan las cuestiones climáticas de acá en adelante, para evaluar este período en lo productivo” señaló.

– Algunos culpan de las inundaciones al “cambio climático”, otros a la siembra directa…

– Creo que en esto, se necesita un trabajo mucho más técnico científico, para analizar lo que está pasando. Hay una realidad, que es la condición del “cambio climático”. Se sabe que en la actualidad, el Hemisferio Norte está soportando uno de los períodos con mayor impacto en cuanto a la ola polar, es como que las cuestiones del clima se exacerban más, tenemos más calor, más lluvias y con más intensidad y más frío. Hay cuestiones que inciden, como el monocultivo (soja) y en eso, se ha entendido el mensaje y hay una mayor diversificación. Entre Ríos en realidad, siempre supo mantenerla, porque como tenemos también avicultura, cerdos, hay producción de maíz, sorgo y demás…

– Una preocupación constante de los productores es la red vial. ¿Qué evaluación realizaron de la reunión que la FAA mantuvo días pasados con la directora de Vialidad, Alicia Benítez de Feltes?

– El encuentro fue en virtud de un pedido concreto de un grupo de productores de la filial Viale de la FAA. La solicitud puntual era por caminos del Departamento Paraná y Nogoyá, sobre todo el que conecta con Crucesitas 7ª. Se dialogó con Alicia Benítez de Feltes y con el subdirector de la DPV, Néstor Kemerer, planteándoseles esta situación. El Departamento Nogoyá es uno de los peores en cuanto al estado de los caminos, muchos de los cuales son de tierra. No se puede transitar y eso genera muchos inconvenientes. Sin dudas reconocemos las condiciones extraordinarias, respecto de las lluvias y a la intensidad de las mismas, pero también se necesita incrementar lo que es el mantenimiento. Lo que vemos de la nueva titular de Vialidad, es que tiene voluntad política de cambiar las condiciones y que haya una mayor participación de los productores y autoridades de las Juntas de Gobierno, para priorizar las acciones a llevar a cabo. Ahora esperamos que esa decisión, se pueda concretar en hechos concretos. Desde la FAA siempre hemos intentado ayudar y así como Nogoyá, hay otros lugares de la provincia que están comprometidos, como la zona de Gualeguay, Victoria o Tala. En Entre Ríos hay 27.000 km de caminos, de los cuales 24.000 son de tierra…

– Lo ideal sería llegar a tener más ripio y pavimento…

– Tenemos un proceso de intensificación de la producción, por lo que se necesitan más inversiones en ese sentido y que se va a tener que ir dando para que se pueda sacar la producción y puedan ingresar los insumos como corresponde. Mientras no se hagan esas obras, hay que trabajar en el mantenimiento y aprovechar este período de tiempo que el verano nos da, para hacer los trabajos que son más significativos, como reposición de alcantarillas, mejorar los pasos, que en muchos casos están cortados. El agua corre por el camino, de modo que se necesita recuperar el abovedado, las cunetas y cuestiones que llevan tiempo. Se necesita un trabajo preciso y a conciencia.
– ¿Cuáles son las expectativas 2017 para el sector productivo?

– Las expectativas son buenas, pero sigue habiendo actividades que están en una situación complicada, como la lechería y en las economías regionales. Nosotros creemos que será un buen año productivo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here