Cómo el cambio climático también está afectando al sector productivo

0
3

camposUna gran parte de la Región Pampeana sufrió precipitaciones por encima de las normales en los últimos días del 2016 y los primeros del 2017. Hay zonas en las que se acumularon hasta 425 mm en ese corto período de tiempo, lo que provocó pérdidas parciales en lotes de sojas de primera, pérdidas totales en los de segunda y además, retrasó la siembra de maíces tardíos o de segunda.

Un informe de Juan Manuel Orcellet, Lucía Rosseti, Juan Manuel Picco y Juan Marcos Giordano (INTA) remarca que considerando el estado hídrico actual de muchos de esos lotes, serán necesarios varios días para poder ingresar a realizar labores. En función de ello, es de suma importancia definir qué cultivos y qué tareas se deben concretar para optimizar los tiempos y no retrasar más aún la implantación de los mismos.

En siembras tardías de soja, “existe una menor duración de las etapas vegetativas, debido al acortamiento de los días y a las altas temperaturas a las que el cultivo es expuesto durante sus primeras etapas”. Además, la planta es inducida a floración en una etapa vegetativa temprana, “lo cual provoca una menor altura, ya que se desarrolla una menor cantidad de nudos, disminuye el índice de área foliar y por ende, hay una menor acumulación de materia seca”. A medida que se retrasa la fecha de siembra, aumenta el riesgo de la ocurrencia de heladas tempranas, las que causarían la interrupción del llenado de grano. “Por esta razón, la etapa crítica de llenado de grano (R5 a R7) debería ubicarse antes del 15 de mayo. Es importante que los materiales a utilizar sean de ciclo indeterminado, de manera que, si se atrasan las primeras heladas, puedan compensar el acortamiento de los ciclos” recomiendan los especialistas.

En lo que respecta a las malezas, “se debe tener en cuenta que los tratamientos residuales realizados en la pre-siembra, han sido degradados y/o lavados dado el tiempo transcurrido y la cantidad de precipitaciones, por lo que es muy probable que emerjan malezas nuevas. Por esto, es importante considerar que las especies que estaban presentes antes de la implantación del cultivo, van a emerger debido a semientes que se encuentran en el banco de semillas del suelo y comenzarán a salir de su latencia. Es indispensable trabajar codo a codo con el ingeniero agrónomo asesor para identificar a tiempo las malezas y tratarlas con productos selectivos y aplicar el correcto residual”.

Con respecto a la soja de 1°, si logró cerrar el surco, los tratamientos contra malezas van a ser ineficaces. Por otro lado, en aquellos lotes más atrasados (entresurco abierto), se recomienda hacer un relevamiento y en caso de ser necesaria una aplicación, considerar el lapso de tiempo necesario para tener “piso” y poder realizar dicha labor. “En estas situaciones de falta de piso, una opción son las aplicaciones aéreas. Ante esta alternativa, hay que asegurarse de que el estado del cultivo y la infestación de malezas justifique el control teniendo en cuenta lo mencionado previamente”.

“Los lotes de soja de 2° que sobrevivieron a la lluvia ocurrida presentan sectores anegados (bajos) que seguramente se van a enmalezar. Aunque en esos sectores el cultivo se pierda, se los deberá considerar a la hora de los tratamientos ya que, de no hacerlo, se convertirán en un nicho de reproducción para las malezas” señala el informe.

 

“Descalabro climático”

 

El director de Centro de Investigaciones de Recursos Naturales del INTA Castelar, Pablo Mercuri, señaló que resulta “imprescindible” la anticipación a los riesgos para convivir mejor con la actual variabilidad climática interanual y geográfica. En este sentido aseguró que “el acelerado descalabro climático puso a la ciencia en deuda con la sociedad” y agregó que “debemos trabajar sobre los extremos de los análisis climáticos, concretar obras y sistemas de monitoreo y por sobre todo, implementar estrategias de adaptación para minimizar el impacto de los riesgos climáticos”.

“Luego de que el año comience con un enfriamiento leve, el Océano Pacífico está en condiciones neutras”, detalló Mercuri, quien explicó que “hay factores atmosféricos y oceánico que influyen en la continuidad de este ciclo húmedo sobre el centro del país”.