Tras complicado viaje para jugar un torneo, demandarían a una empresa y un club entrerriano

0
3

Don BoscoLos niños del Club Don Bosco de Paraná (categoría 2006) que habían viajado para participar de un torneo de fútbol a Chile, regresaron este jueves a Paraná, después de un largo y complicado periplo que incluyó la rotura del colectivo en dos oportunidades.

 

“Vivimos una auténtica situación de abandono de persona”, afirmó Gastón Álvarez, uno de los padres que viajó en la delegación. Por otra parte, anunció que iniciará acciones legales contra la empresa que los trasladó y también contra la institución deportiva.

 

El viaje se comenzó a organizar a principios del año pasado. Con total ilusión, los padres trabajaron durante meses para recaudar los fondos que les permitieran trasladarse hasta la ciudad de Iquique, en el extremo norte del país trasandino.

 

Partieron el domingo 8 y en la ruta 52, a la altura de Las Salinas, en Jujuy, sufrieron el primer desperfecto mecánico cuando se rompió una manguera hidráulica de los frenos.

 

Debido a que se encontraban a gran altura sobre el nivel del mar (unos 5.000 metros) varios de los viajantes sufrieron algunas descomposturas.

 

Luego de la estadía en Iquique y de disputar el torneo en el que obtuvieron el tercer puesto, cuando regresaban a Argentina, el micro volvió a tener inconvenientes, a la altura de Antofagasta, ciudad ubicada en el norte de Chile, aproximadamente a 1.700 kilómetros de Paraná.

 

“Estuvimos totalmente abandonados. Estábamos tirados en una vereda. Con nuestros propios medios contratamos un colectivo para ir hasta el Consulado Argentino que nos consiguió alojamiento en una escuela. Los chicos dormían en el piso. No teníamos para comer. Era desesperante”, relató Álvarez a El Diario.

 

Por eso, el papá no duda en accionar legalmente contra los responsables de la empresa ya que considera que fueron abandonados a su suerte, a miles de kilómetros de distancia.

 

Consultado sobre cuál había sido la actitud de los dirigentes del club y si habían tenido algún contacto con ellos al regresar, Álvarez dijo que están citados a una reunión para el próximo lunes.

 

“Para colmo –continuó- cuando volvíamos, de noche, en la provincia de San Juan nos apedrearon el micro y rompieron una ventanilla. Gracias a Dios no pasó nada”.