Roban datos de Tarjetas de Débito

Publicado el 17 de Enero de 2017 por

tarjetaSin la violencia del robo cuerpo a cuerpo, el delito tecnológico tiene de todos modos un impacto contundente sobre la víctima. De repente no se sabe qué pasó, cómo fue, quién fue, a dónde está la plata. Los números no cierran, eso que figura en la cuenta bancaria no es lo que debería ser.

Se trata de dos modalidades de robo que recrudecen en períodos de vacaciones: el “skimming” y la “pesca”, como se conoce en la jerga policial a estas formas de engaño o estafa. Colocan dispositivos en cajeros automáticos para quedarse con información de los clientes y vaciarles las cuentas. Desde la Policía se informó que son bandas integradas por extranjeros, en su mayoría de Europa oriental, que se van mudando para no llamar la atención. Infectan cinco o seis cajeros y luego se van. Incluso usan las tarjetas para realizar compras vía Internet.

Una cifra, generalmente importante, precedida por un signo menos enciende la alarma: alguien hizo una extracción y no fue el titular de la tarjeta de débito. A partir de allí, un llamado al banco basta para dejar inactivo el plástico y evitar cualquier nuevo movimiento en la cuenta. Pero ahí no termina todo. Hay que ir a hacer una denuncia de puño y letra a la sucursal y disponerse a esperar, sin la tarjeta de débito y con un faltante de algunos ceros en la caja de ahorros. Una semana más tarde, la red que controla la tarjeta en cuestión aceptará el “desconocimiento” de tal movimiento y reintegrará el dinero. Recién unos días después llegará la reposición de la tarjeta. En el medio, un dolor de cabeza enorme.