Zuluaga: “Logré demostrar que lo que me hicieron fue una injusticia”

0
1

zuluaga-1600x1200Esta semana visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el ex intendente de Rosario del Tala, José Zuluaga, quien en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, contó sobre el fallo del Superior Tribunal de Justicia, que lo declaró inocente de las causas que se le habían iniciado en 2002, lo que motivó en ese momento, que fuera destituido por el Concejo Deliberante de esa ciudad. El ex presidente municipal talense que demandó al Estado por $250.000, expresó, que luego de varias batallas en la justicia, “logré demostrar que lo que me han hecho, fue una injusticia evidente. Lo que quería era que mi hijo y mi gente, supiera que no hice nada mal. A mis abogados lo que les pedí era que no prescribiera ninguna causa, porque sabía de mi inocencia y mi martirio terminó. No creo que haya un fallo en la provincia que sea tan contundente como éste y que reprenda a los jueces que estuvieron en mi causa. Es una pieza jurídica digna de lectura en cualquier discusión política, es algo que a uno lo llena de orgullo que los jueces hablen de la manera que lo hicieron. Recuerdo que se me culpó de malversación de caudales públicos, una figura que a simple viste y a primera lectura, suena grave y repugnante. Pero fue lo que se llama reasignación de recursos, no es que hubo malversación, sino que una plata que había llegado para un barrio, la usamos, como dice el STJ momentáneamente el día en el que en Argentina hubo 50 muertos por los conflictos sociales, para paliar necesidades y gastos que eran indispensables, como viajes de enfermos al hospital Garrahan y se repuso ese dinero a los pocos días. Malversación de caudales públicos es cuando se pasa de un ejercicio a otro y se gasta el dinero en otra cosa. Después también se nos cuestionó por una contratación de una locación de obras. Durante mi gestión, hicimos el sistema informático más moderno de la provincia y a mí me hacen ese juicio por la contratación. Es más, cuando el gobernador Sergio Montiel necesitó $ 600.000.000 para levantar los bonos que había implementado los organismos internacionales le pidieron lo que había hecho la provincia para organizar su estructura administrativa y solo 2 municipios tenían armado sus sistemas informáticos, uno era el que yo dirigía y el otro era Concordia, que  nos había copiado nuestro sistema. Mientras me hacían un juicio por ese tema, el gobernador de ese momento tuvo que agachar la cabeza y firmar conmigo un contrato, donde Tala le iba a pasar la información a la provincia, para poder mostrar algo a los organismos internacionales y tener esos recursos…

– Le tocó gobernar en años difíciles del país…

Pero además, asumí con el Concejo Deliberante con mayoría de la oposición y con un municipio que tenía una gran deuda heredada de la gestión anterior, de $ 2.000.000, que para esa época, era muchísimo dinero, de modo que estaban comprometidas las coparticipaciones provinciales y nacionales. La provincia, que era gobernada por el radicalismo, directamente nos ahorcó financieramente y durante un año, llegaron a Tala solamente $ 25.000 y teniendo sueldos atrasados, deudas. Aparte se vivió la mayor crisis del país, estaba la época del trueque, la caída de las instituciones… Me destituyeron por causas que nos fabricaron entre los concejales y la Justicia, pero no había fundamentos y el Superior Tribunal de Justicia, en su fallo, le quita sustento y reprende a los jueces, porque habían aplicado la ley de manera injusta, abusiva y sin conocimiento. Me lo hicieron, porque era una mosca blanca dentro de lo que es la clase política argentina…

– ¿Le gustaría volver a la política?

– Nunca dejé de hacer política. No creo que pueda darse la posibilidad de ser candidato a la intendencia nuevamente, pero podría ser para otra opción. Tengo experiencias personales que uno puede transmitir. Lo que me ocurrió a mí, tiene que servirle a la gente para meterse en la política y actuar. Siempre estuve convencido de lo que hice, sabiendo que primero está el país y hay que dejar de lado las ambiciones personales. Yo tengo mi actividad privada, soy farmacéutico y productor agropecuario. Mis padres me enseñaron a trabajar y todo lo tengo, fue gracias a mi esfuerzo, no a la política. Y como intendente, salí de la municipalidad con la tranquilidad de no haber usado un solo peso y logramos cosas muy importantes para la ciudad, sin dinero.

– ¿Cómo cree que lo ven sus vecinos…?

– Nunca dejé de transitar Rosario del Tala, de hacer la misma vida que hice siempre. En todos los niveles pude demostrar que lo que me hicieron fue una gran injusticia. Hay muchos legisladores provinciales que se esconden en sus fueros. Los fueros no están hechos para defender a los delincuentes… Si no hicieron nada, que den la cara, que dejen los fueros. Si uno es inocente, en alguna instancia de la justicia lo va a poder demostrar…