¿Hay que eliminar los concursos de bellezas y elección de reinas?

0
1

TamaraEl INADI consideró como “una violación de garantías y de derechos humanos” el retiro de la corona -por el hecho de ser madre- a una joven que había ganado un concurso de bellezas en Neuquén. El organismo además, se pronunció terminantemente en contra de este tipo de certámenes porque “cosifica y estereotipa a la mujer”.

El episodio, que ocurrió en Neuquén “genera una violación de garantías y derechos humanos que deben ser señaladas y corregidas en los efectos de garantizar a la víctima, pero fundamentalmente para contribuir a la construcción colectiva de un ideario de género y ciudadanía distinto, en cuanto a fundamento de igualdad”, dijo el interventor del Inadi, Javier Buján.

Tamara Fernández, modelo neuquina de 24 años, ganó la gala de premiación de Miss Mundo realizada en la provincia patagónica. Pero tras recibir el galardón, le informaron que había perdido la corona por ser madre. “Al otro día de la elección, estábamos en un evento, me llamaron y me dijeron que no podía participar porque era mamá”, indicó Tamara.

“Soy modelo desde los 11, tengo una agencia de modelos y una nena de dos años que se llama Chloe”, contó a Télam y agregó que “es la segunda vez que me presento a un concurso”.

Respecto de la situación puntual tras la premiación, la joven relató que no le habían informado sobre esa cláusula y que “si me permiten participar voy a concursar en la siguiente etapa”. Y aseguró: “Para la gente de Neuquén, yo ya gané”.

El Inadi se pronunció ante el caso y destacó que “todo concurso de belleza ya implica una firme sospecha de discriminación, ya que expone, cosifica y estereotipa a la mujer y son, cuanto menos, una herramienta para reafirmar estereotipos de género que culturalmente hay que combatir”

Indicó además que “el proceso de cosificación que implica esteticidad hegemónica y cánones culturalmente prefabricados de belleza debe ser deconstruido, en base al respeto de la diversidad y la riqueza de su visualización”.

La confirmación de que el motivo de discriminación haya sido la maternidad, que tiene que ver con un derecho inalienable y universal de las personas, “determina prácticas contrarias a la inclusión y a la no protección de los derechos de las mujeres y sus hijos, y violentan la Ley 26485 de protección integral de las mujeres”.

Tamara nunca negó que fuese la madre de Cloe, una pequeña de dos años. Ni el contrato ni la organización en el momento de la inscripción le impidieron participar.

Frente a ello, decidió publicar su historia en Facebook y, ante el efecto que generó su denuncia en las redes sociales, desde la organización la llamaron este domingo para darle nuevamente su corona.

“Todavía no decidí si aceptarla”, dijo, y remarcó estar a la espera por parte de la organización de un documento firmado que certifique que ser madre no es un impedimento.

Luego de ser notificada de su exclusión, su foto como ganadora fue quitada del sitio oficial del concurso y fueron canceladas todas las entrevistas pautadas. Además, la organización le advirtió que no podía subir fotografías ni videos con la corona y que, de hacerlo, podría enfrentar acciones legales.