Las Cuevas: La Escuela N° 103 camina rumbo al cincuentenario

0
1

La Escuela Nº 103 “Ceibos Floridos” de Las Cuevas, engendrada por la Congregación Siervas del Espíritu Santo, ayudada por la Dirección General de Enseñanza Privada, vio la luz por primera vez el 25 de mayo de 1968 en plena zona de islas del departamento Diamante.

las cuevas ceibos floridos capillaEl grupo de Hermanas Misioneras lucharon denodadamente para que los niños isleños y de toda la zona pudieran tener un lugar para estudiar y recibir la Palabra de Dios a través de la Evangelización. Duros fueron los años previos a la inauguración. Les tocó recorrer Costa Grande, Rincón del Doll y por supuesto el lugar elegido donde se encuentra la institución, puerto Las Cuevas. Primero debían conseguir el permiso y la autorización de las autoridades de la Congregación y luego ver cómo llevar adelante tan grande empresa solo fortalecidas por su vocación misionera.

Las Hermanas Clara Ester Roskopf, Myriam Heit y Felisa Keiner, son los pilares fundamentales para que ese sueño se hiciera realidad. Lo consiguieron tras acordar con familias de la isla para que sus hijos tuvieran acceso a una educación y de esa manera el 26 de abril de 1968, por Resolución Nº 204 del CGE, se creó la primera escuela en zonas de islas bajo el nombre de “La Vascongada”.

En una de las inspecciones de las autoridades, mientras realizaron un recorrido por el lugar, pisaron muchas flores de ceibos, razón particular por lo cual Nely de Pimentel (supervisora de ese año) junto a las Hermanas acordaron denominarla: “Ceibos Floridos”.

Las clases no comenzaron en el tiempo indicado por una creciente del río Paraná que complicaba las actividades en ese momento, lo que hizo trasladar la fecha para el 25 de mayo de dicho año, luego que el agua volviera a la normalidad.

A este establecimiento educativo, le siguieron otros como “Las Cañas”, “Las Golondrinas”, Los Zorzales” e “Irupé”, todas guiadas por las Hermanas Misiones y con el acompañamiento de incansables docentes que codo a codo buscaban entregar lo mejor a los niños del lugar.

Un lugar mejor: Las inundaciones, problemática recurrente durante año a año, provocaba daños en las instalaciones lo cual demandaba trabajo para reacondicionar el lugar. Esto llevó a que las Hermanas buscarán algo mejor para sus alumnos. De esa forma consiguieron en zona del puerto un terreno que era más amplio para sus aspiraciones de seguir con la tarea. Para continuar con el emprendimiento se contactaron con Guido Airaldi, quién de palabra les dio permiso para que se ubicaran en ese sector donde hasta el día de hoy está el actual edificio.

Mientras tanto, durante las inundaciones, las Hermanas llevaban a los alumnos a la casa que ellas tenían en tierra firme ubicada un poco más hacia el centro del pueblo, pero las comodidades pretendidas no eran las adecuadas. Año a año se fue incrementando la matrícula y Airaldi, en sus últimos días de vida, logró firmar el documento donde constataba que cedía el terreno para la comunidad religiosa.

Actividades: La comunidad educativa realiza el 23 de mayo el acto alusivo al Día de la Patria, mientras que los festejos centrales por el aniversario serán el domingo 29 de mayo donde se abrirán las puertas de la institución a las 10.00. Durante el mediodía habrá servicio de comidas, cantina y quiosco. En tanto que desde las 14.30 comenzará la actuación de músicos y artistas locales. Todo rodeado de un clima de camaradería entre alumnos, ex alumnos, docentes, ex docentes, familiares y toda la comunidad de Las Cuevas, con la finalidad de festejar un nuevo aniversario de la institución que camina rumbo a los 50 años.