María Grande: Bomberos Voluntarios cumplió 23 años

0
1

El sábado 7 de mayo el Cuartel de Bomberos Voluntarios de María Grande cumplió 23 años. Más allá de la natural relevancia que posee una institución de estas características en una localidad, es interesante resaltar el crecimiento que ha tenido esta en particular, en función de diversas gestiones efectuadas. “El edificio del cuartel se ampliará 10 metros y en la planta baja se dispondrá un espacio para cocina comedor para lo cual días atrás se compraron los MARIA GRANDE 1512 BOMBEROS VOLUNTARIOSelementos para equipar el lugar. Adquirimos, por ejemplo, cocina, heladera, lavarropas, secarropas, bajo mesada, notebook, un equipo de música y demás”, precisó Federico Mastaglia, presidente de la Asociación, en la charla mantenida con El Observador.

En cuanto al ingreso monetario que posee el cuerpo bomberil, existen tres caminos. Por un lado, vale bien aclarar, se está al día con la documentación que implica la recepción de los subsidios a través de la Ley Nacional de Bomberos, tratándose como primera vía de financiamiento. Además se recibe una parte proveniente de provincia y la tercera fuente es el ingreso mensual que se dispone por la Tasa General Inmobiliaria y servicios sanitarios. Cada frentista de la ciudad abona $2 que son destinados a cubrir las guardias de 12 horas en el cuartel.

En lo que respecta a la infraestructura, luego de diversas gestiones ante autoridades correspondientes, se logró la ampliación del espacio físico llegando a cubrir 100 metros lineales y unos 30 de frente. “Aprovechando esto, elaboramos un proyecto que fue presentado en el Ministerio de Desarrollo Social a través del programa Poder Popular. Fue aprobado en octubre del año pasado y ya concretamos el acuerdo con una firma metalúrgica para empezar la ampliación del cuartel en 10 metros de fondo como lo explicaba antes. Esta vía nos permitirá hacer la estructura y el techo y con otros fondos vamos a cubrir la construcción de las paredes. En la parte trasera del terreno levantaremos un salón de usos múltiples y una playa de maniobras y ejercicio; pero la idea es que también sirva de playón deportivo para el barrio Martín Fierro donde está enclavado el cuartel”, detalló.

En cuanto a lo vehicular, Mastaglia precisó que las últimas adquisiciones fueron una Ford Ranger en 2015 y un camión cisterna nuevo marca Renault de 10.000 litros de capacidad a fines del año pasado.

 

Una vocación: Es indudable que ser bombero se trata de una vocación por sobre todas las cosas. La fortaleza solidaria de prestar ayuda en beneficio del otro. Este año particularmente existieron acontecimientos que demandaron la presencia de los voluntarios. “Con la crecida del río Uruguay se enviaron dos bomberos todos los días para asistir en Concordia. Ahora, durante estas últimas semanas, con las lluvias y crecidas de arroyos, trabajamos en trasladar las donaciones tanto a Concordia, como Concepción del Uruguay, Colón, Villa Paranacito y ahora se ha estado asistiendo a La Paz y Santa Elena”, indicó.

Pero más allá del agua, también tuvieron problemas con el fuego. “Trabajamos fuertemente en el incendio de la zona conocida como arroyo Moreyra, en el límite entre los departamentos Paraná y Villaguay. Se quemaron 1500 hectáreas de monte nativo,  vinieron a trabajar bomberos de diversas localidades de la región e inclusive de Misiones y Corrientes. Ante una situación tan compleja, quizás para algo que no estábamos preparados, se trabajó de manera coordinada. Hicimos un balance entre todos en Seguí y quedamos satisfechos. En María Grande se hacía ‘noche’, fueron muchos los voluntarios que prestaron servicio y se fueron conformes con la tarea. Al margen de que el episodio no fue feliz, logramos trabajar mancomunadamente para hacerle frente”.

 

Se agranda: Bomberos Voluntarios adquirió últimamente: Computadora, termotanque, cocina, heladera, lavarropas, secarropas, aire acondicionado, radio, bajo mesada y mesada. Todo para equipar la nueva cocina que se construirá con la ampliación del edificio. Además se compraron seis pares de borcegos, 15 machetes para incendios forestales, un kit cubre airbag para socorrismo en accidentes viales, dos estabilizadores para socorrismo en caso de vuelco de vehículos, un equipo de respiración autónomo completo (de carbono), 13 mamelucos, tres equipos estructurales, 13 antiparras para incendios, remeras y sombreros para todos los bomberos, un gemelo derivador de suministro de agua (se coloca en la boca de los camiones cisterna proveedores) y un dosificador de espuma. Con las aberturas y ampliación del cuartel, la inversión durante este primer semestre del año supera los $350.000.

Comments

comments