Advierten sobre riesgos del éxtasis y por niños deportistas que consumen energizantes

0
2

drogasVisitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el Dr. Daniel Gutiérrez, master en estupefacientes, secretario académico de la Universidad Adventista del Plata de Libertador San Martín y director de la carrera de Enfermería de dicha institución, quien en diálogo con el programa “Tus Tardes en el 6”, que Walter Zurdo conduce por Canal 6 ERTV, explicó desde la parte médica, las graves consecuencias que causa el “éxtasis”, droga que fue encontrada en los jóvenes que murieron días atrás en una fiesta electrónica en Buenos Aires, uno de los cuales era entrerriano. El reconocido profesional consideró que “como estas sustancias están dentro de la sociedad, tenemos que trabajar fuertemente en la prevención y en enseñarles a los jóvenes, adolescente, niños y a los adultos también, a aprender a decir ‘no’. Esta es una problemática de una sociedad, no de un chico o de una familia en particular. En este caso, lo que han consumido es lo que suelen llamarse como ‘drogas de diseño’, que se fabrican no en un laboratorio, sino en una ‘cocina’, donde se mezclan diferentes sustancias, estimulantes, por lo que nos enfrentamos a una gama de pastillas, de varios colores, cada una con una composición diferente, que lo sabe solamente quien la elaboró. Son sustancias químicas que van a producir una modificación en el organismo del individuo, que entran por el estómago, donde lleva un tiempo en disolverse. A los minutos empezará a tener problemas en la frecuencia cardíaca, en la cuestión respiratoria… Es absorbida por el cerebro y se empieza a producir lo que denominamos ‘el cambio’, en las actitudes, vocabulario, pueden aparecer las convulsiones. Cuando se ve a una persona que tomó una pastilla y se dices ‘mirá como está bailando y… ¡con qué energía!’ es porque está haciendo micro-convulsiones, movimiento involuntarios producto de las sustancias. Esta persona está entrando en riesgo severo, porque se va camino a un paro cardíaco y respiratorio”.  

El Dr. Gutiérrez explicó que cuando se consumen esas drogas, “van en busca de un supuesto placer, cuando ese placer no está en la droga, sino en compartir una experiencia con otra persona, en pasar un buen momento o estando con amigos. La mayoría de los que van a estas ‘fiestas’, no se comunican con sus amigos, están prendidos de su celular y bailando individualmente. Se terminó aquello de que van a disfrutar. Si estamos todos juntos, deberíamos disfrutar todos juntos” reflexionó el médico.

– Llama la atención que la edad de los fallecidos, no son jóvenes o adolescentes, sino personas de 22 ó 25 años…

– Pareciera que como ya han alcanzado ciertos niveles naturales, buscan el placer a través de las sustancias y esto se transforma en una adicción. Muchos tienen el placer de sentarse en una mesa con amigos a tomar un refresco o café, pero en estas fiestas, es un placer individual y no le interesa el otro. Además, está el problema del hacinamiento, se sienten acosados, pero se puede decidir por el sí o por no, siendo individuos con autoestima, que sepan definir qué es lo bueno y lo malo. Y en esto, cumple un rol importante la familia. Los padres se pueden dar cuenta los cambios que el chico va teniendo, es bueno recordar cuando fue la última vez que abrazó a su hijo y si sintió el ‘olorcito’ que tenía, que nos puede indicar algo. ¿Dialoga con él? ¿Ve cambios…? ¿Sigue con los mismos amigos o tiene nuevos? ¿Cambia el día por la noche…? Como padres, la comunicación es importante. Estos chicos necesitan contención, no que los abandonen…

– ¿Por qué se consume tanta agua en las fiestas electrónicas?

– La misma sustancia, al aumentar la temperatura y frecuencia cardíaca y respiratoria, lo va secando al individuo, que necesita agua para seguir. En estas fiestas, venden a $ 100 la botella y al estar desesperada de sed, la persona tiene que comprarla.

– Una psiquiatra denunció que peones rurales en la región, consumen pastillas de éxtasis para mantenerse despiertos y aumentar la capacidad de trabajo…

– Si nos vamos al norte del país, cuando el patrón ve que se están moviendo poco, le dan o cocaína u hojas de coca para disminuir el hambre, el cansancio y para activar más el trabajo. Pero cuando se caiga ese peón muerto por sobredosis, ¿qué patrón se va a hacer cargo de eso…? Hoy estamos todos alarmados por esto que ocurrió en B. Aires y espero que no nos quedemos y que pase como que nada ocurrió, sino que nos llame a planificar actividades de prevención. Desde 1990 que estoy trabajando en el tema de adicciones, me dedico más bien a la parte preventiva e inserción social, porque a la persona que sufrió este flagelo, hay que reinsertarla, pero hace años que no veo una buena campaña en tal sentido. Los chicos que toman alcohol o fuman, la mayoría, es porque los padres consumen en la casa y aprendieron a hacerlo allí. Hay que reforzar a la familia, que el padre y la madre controlen, cuiden y orienten. El energizante es una sustancia adictiva y si le suman al alcohol, estamos arriesgando a que se entre en un ‘coma alcohólico’ y el mayor riesgo es de las chicas, que hoy están ingiriendo igual o más que los muchachos. Hay que recordar que las mujeres tienen menos masa muscular, entonces el alcohol las satura más rápidamente. Por otra parte, vemos que en las guardias de los hospitales pediátricos, se recibe a chicos de 7 a 10 años que empiezan a jugar al fútbol o hacer otros deportes y los padres le dan energizantes para que enfrenten más aguerridos al rival y lo que hacen es que sus hijos lleguen con arritmias cardíacas. Debemos transmitir valores de autoestima, de tener una vida saludable… Cuando son chicos, como padre tengo que ser verdadero ejemplo, que es cuando el niño está en edad de razonar y cuando son adolescentes, hay que dialogar, haciéndoles entender los riesgos que estas sustancias provocan.