Entre Ríos conmemora con distintas actividades la Semana del Celíaco

0
2

Semana CelíacoLa intolerancia al gluten se denomina celiaquía y en la provincia, a través de distintas acciones, se generará conciencia e información sobre la importancia de la detección temprana y el tratamiento oportuno de una enfermedad que se revierte con una dieta libre de gluten.

Hasta el 6 de mayo en Entre Ríos, diversas acciones de concientización y comunicación conformarán la Semana del Celíaco. Cada 5 de mayo, Día Mundial de la Celiaquía, es la oportunidad para renovar la sensibilización de los profesionales de la salud y la población en general, sobre la importancia del diagnóstico temprano y el correcto tratamiento de la enfermedad celíaca. Una vida libre de gluten es vital para la plenitud de las personas celíacas.

 

Durante mayo se implementarán diversos talleres a docentes, directivos y cocineros de escuelas a través de nutricionistas que trabajan en los centros de atención primaria de la salud y del Consejo Asesor Provincial de Nutricionistas. También se destaca el curso gratuito y virtual sobre celiaquía para profesionales, instrumentado desde el Programa Sumar; además de la difusión de materiales de comunicación y otras acciones coordinadas con hospitales entrerrianos y el Iosper.

 

Alejandro Pais, pediatra del Hospital Materno Infantil San Roque, destacó: “Cada vez se trabaja más sobre la sospecha clínica temprana. La enfermedad celíaca, sin tratamiento, tiene complicaciones. Y el tratamiento es nada más que una dieta libre de gluten. Lograr diagnósticos tempranos permite evitar las complicaciones de una enfermedad digestiva con manifestaciones en otros sistemas”. Asimismo explicitó que “la sospecha clínica se acompaña de serología por laboratorio y después se procede al diagnóstico a través de endoscopía con toma de biopsia”.

 

Los pasos para llegar al diagnóstico son fundamentales porque se trata de “una enfermedad para toda la vida”. De ahí la importancia que no se indique la dieta libre de gluten sin la confirmación oportuna de la enfermedad celíaca. Pais explicó que para el celíaco cumplir con la dieta libre de trigo, avena, cebada y centeno, sin fármacos, “revierte los síntomas y los daños que se producen en el intestino y otras manifestaciones en el organismo”.

 

Sofía Wolf tiene 16 años, es crespense. A los 11 años le diagnosticaron celiaquía, es diabética tipo 1 y tiene hipotiroidismo. Más allá de todos los diagnósticos, Sofía lleva una vida activa y normal: juega al básquet y le gusta hacer mucho deporte.

La primera detección médica fue la diabetes. La consulta fue por los síntomas de orinar con frecuencia y beber abundante agua. Los primeros análisis marcaron la segunda opción: la biopsia. Y así la endocrinóloga le diagnosticó celiaquía.

“Mi vida no cambió mucho. Cuidamos la contaminación, cocinar en otra olla, usar un cuchillo diferente, llevarme la viandita para todos lados. Pero más que eso, no”, remarcó la adolescente.

 

Sofía destacó que hace una vida normal, con simples cambios alimentarios y cuidados mínimos en la preparación de los alimentos para que la dieta libre de gluten sea óptima. Así, desde la experiencia, “ser celíaco no es nada de otro mundo, sólo implica cuidarse en la alimentación y la preparación de los alimentos”.

 

A manera de mensaje, Sofía consideró que la persona celíaca debe expresarlo: “Todos deben saber quién es celíaco”. Como ejemplo recordó que en unas vacaciones en Brasil, no sabían cómo comunicar la necesidad de pedir alimentos libres de gluten y lo hicieron en la cocina, señalando los productos aptos y los no permitidos.

 

Sofía aseguró que hoy en día la gente sabe de qué se trata ser celíaco. “Cuando digo soy diabética y celíaca preguntan: ¿todo junto? Pero para mí es normal”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here