2 de mayo: 34 años del hundimiento del Crucero Belgrano

0
2

belgranoA las 16.01 del 2 de mayo de 1982, hace 34 años, era torpedeado y hundido -por el submarino nuclear HMS Conqueror del Reino Unido- el Crucero “General Belgrano” de la Armada Argentina cuando navegaba a 35 millas al sur de la zona de exclusión determinada unilateralmente por Gran Bretaña alrededor de las Islas Malvinas.

Una hora más tarde la nave Argentina se perdía en el mar austral, de los 1.093 tripulantes del buque, sólo 740 fueron rescatados con vida luego de permanecer casi tres días en sus balsas, a la deriva, en las heladas aguas del Atlántico Sur.

Fueron 323 marinos que murieron por el ataque, algunos el mismo día y otros en parte de las balsas, que no pudieron ser rescatadas a tiempo del mar helado y tormentoso. El itinerario constituyó un tremendo esfuerzo, una feroz lucha por sobrevivir y una voluntad a toda prueba, donde hubo ráfagas de viento que alcanzaron los 100 Kms. por hora y las olas treparon los cinco metros.

A las 13.00 del día siguiente los encontró un avión Neptune de la Aviación Naval, cuando la fortaleza física estaba llegando al límite, se divisaron los mástiles de los buques de rescate, efectuándose un salvamento que fue sin duda, el más difícil y exitoso de la historia de la navegación mundial, dadas las condiciones en que se debió realizar. Ellos lograrían con un esfuerzo titánico y sostenido, recuperar de esas aguas posesivas, una cantidad de sobrevivientes como nadie jamás imaginó.

Jorge Baiud, Gerardo Ferreyra, Sergio Zárate, Luis Gianotti (Paraná), César Zapata (Federación), Sergio Iselli (Concepción del Uruguay), Héctor Caballero (Basavilbaso), Jorge Sendros (Concordia), Julio Monzón (Nogoyá), Héctor Correa (Gualeguay), Delis Brouchoud (Colón), Humberto Giorgi (Ibicuy) y Carlos Vila (La Paz) son los entrerrianos que ofrendaron sus vidas.

“Casi la mitad de los muertos argentinos y entrerrianos durante la Guerra de Malvinas se produjeron por el hundimiento del mayor barco de la Armada Argentina”, sostuvo tiempo atrás el basavilbasense Julio Vallejo, quien indicó que “quedaron muchos compañeros en el archipiélago austral que son los verdaderos héroes que tenemos los argentinos, uno es simplemente es un sobreviviente que ha servido a la patria eligiendo una carrera y nada más”.

“El crucero General Belgrano hizo honor a su lema: irse a pique antes de arriar el pabellón nacional. La bandera fue lo último que se vio. Luego en la balsa en la que me encontraba, mis conscriptos entonaron el himno nacional, con ellos pasé 36 horas de supervivencia”, relató el comandante de la nave, Capitán de navío Héctor Bonzo, a los pocos días del rescate.

El hundimiento del crucero General Belgrano, en el marco del conflicto de Malvinas, es considerado por muchos como un crimen de guerra porque la nave fue atacada cuando se encontraba fuera del área de exclusión de 150 millas alrededor de las islas, que había sido impuesta unilateralmente por los ingleses.

La criminalidad del hundimiento del Belgrano fue reconocida hasta por los británicos, que aceptan que la decisión de torpedearlo estuvo más ligada a una cuestión política que a una necesidad militar, por cuanto el crucero no representaba ningún tipo de peligro.

La exprimera ministra británica habría ordenado el hundimiento para obstaculizar las negociaciones de paz, ya que la Junta Militar argentina analizaba seriamente la aceptación de la propuesta del entonces Presidente peruano Fernando Belaunde Terry.