Cáncer de piel: Aumentan los peligros por exponerse al sol en horas inadecuadas

0
0

solLlega el verano y una de las tradicionales modas en esta época del año, es exponerse directamente al sol para tener el “bronceado ideal”. Pero esas tendencias, advierten los especialistas, tienen su costo para la salud, ante el “ataque” de los rayos ultravioletas, que pueden llegar a provocar cáncer de piel.

En Argentina, la tasa de mortalidad por esta causa, aumentó considerablemente desde 1990, por lo que cada año, la Sociedad Argentina de Dermatología realiza una campaña nacional de prevención. “En los últimos 30 años, más gente desarrolló cáncer de piel que cualquier otro tipo de cáncer”, se destacó desde la mencionada institución. “La forma más eficaz para prevenirlo, es la educación, es decir, saber cómo, cuándo y cuánto exponernos al sol. Hay que destacar que este cáncer es curable en la mayoría de los casos, por eso es importante hacerse exámenes propios constantes y visitar al dermatólogo por lo menos una vez al año como medida de prevención”.

Con motivo de la “Semana de Prevención del Cáncer de Piel”, que se celebró del 16 al 20 de noviembre, profesionales del Sanatorio Adventista del Plata de Libertador San Martín, a través de una nota enviada a El Observador, brindaron una serie de consejos prácticos sobre esta enfermedad.

“Cualquier parte del cuerpo puede ser blanco del cáncer de piel, por lo que todos tenemos que cuidarnos, pero especialmente quienes tienen piel y ojos claros” detallan desde el SAP. “Las personas que siempre enrojecen y nunca se broncean, deben estar más alertas y también aquellas que tengan muchos lunares, por lo que ante cualquier lesión sospechosa, es recomendable consultar al especialista. Los efectos de los rayos ultravioletas son acumulativos y producen cambios irreversibles en la estructura normal de la piel. También las personas con antecedentes familiares de este tipo de cáncer deben prestar mucha atención y controlarse más seguido”.

Uno de los consejos básicos es que desde las 10.00 y hasta las 16.00, hay que evitar la exposición al sol. “A la hora de elegir un protector solar, seleccionar un producto de amplio espectro, que proteja contra los rayos ultravioletas A y B. En cuanto al factor de protección solar (FPS), no debe ser menor a 30. Hay que colocarlo media hora antes de cada exposición y volver a aplicarlo cada 2 ó 3 horas o después de haber estado en el agua o haber transpirado mucho”.

Los profesionales del Sanatorio Adventista resaltan que “cuidar la piel es nuestra responsabilidad para mantenernos saludables. Es beneficioso que nosotros mismos la examinemos periódicamente. Este procedimiento sencillo, no invasivo ni doloroso, permite alertar sobre la presencia de algo anormal y poder realizar un diagnóstico temprano y un tratamiento correcto de lesiones cutáneas que si no las atendemos, podrían generar alguna complicación mayor. Hay que prestar atención a cualquier cambio de coloración, textura, elevación o depresión en la piel. Normalmente, las personas poseemos numerosos lunares, que pueden haberse desarrollado en nuestra niñez, adolescencia o en la edad adulta, pero algunos son de nacimiento. Conocerlos y seguir su evolución es importante y cualquier cambio, puede ser un signo de alerta”.