14 consejos para no tener problemas con el vehículo durante las vacaciones

0
0

1490 controlar aceite [1600x1200]En el verano pasado, más de 27.000.000 de turistas recorrieron el territorio argentino, generando un gasto directo de $ 60.000.000.000. La cantidad de viajeros subió casi 10% con respecto al período anterior y se espera, según los indicadores turísticos, mejores guarismos aún para la temporada que se avecina. Para quienes deseen “vacacionar” con su vehículo, les presentamos una serie de recomendaciones a seguir, para que el viaje sea un placer y no una complicación:

1) Neumáticos: Es un elemento imprescindible para la seguridad, siendo la única parte del auto que está en permanente contacto con la ruta, por lo que deben estar siempre en un estado óptimo. Hay que comprobar su desgaste, sobre todo en los flancos, por si tienen algún golpe y es fundamental controlarle la presión en frío, que debe ser la justa, es decir, que no esté por encima o por debajo de lo normal, ya que no va a ‘agarrarse’ al asfalto como debiera y puede llegar a poner a los ocupantes en una situación de riesgo. Lógicamente de no estar en condiciones para viajar, es fundamental recurrir a una casa de ventas de cubiertas y recambiarlas para no tener ninguna eventualidad futura.

2) Frenos: Es necesario antes del viaje, comprobar el estado de discos y pastillas. Se debe comprobar que al frenar, no se escuche un ruido de fricción metálica y si es así, habrá que recurrir al taller lo más pronto posible. Ese sonido, puede ser a causa de falta de líquido de frenos o que las pastillas están muy desgastadas y en consecuencia friccionan sobre los discos o que el sistema pierde líquido por alguna bomba o latiguillo. Además, si al frenar (con el coche en movimiento) se percibe que el pedal del freno se va al fondo con una sola pisada, es necesario concurrir inmediatamente a un mecánico que le dará la solución correspondiente.

3) Nivel de aceite: Es fundamental, antes de emprender las vacaciones y más si se recorrerán muchos kilómetros, revisar el nivel de aceite, en frío y con el auto nivelado. También se necesita controlar el último recambio realizado, para no tener sobresaltos durante el viaje. Un motor con un nivel de aceite demasiado bajo, no tardará en dañarse, lo cual lo dejaría completamente inservible a futuro.

4) Otros líquidos: Especialistas recomiendan además comprobar otros niveles de líquido, como el de frenos, limpiaparabrisas, agua, de dirección y refrigeración. Cada uno, cumple una función especial en el rodado y deben estar en la medida adecuada.

5) Luces: Son esenciales en la conducción, sobre todo, en horarios nocturnos. Antes de emprender el viaje, se debe comprobar que funcionan correctamente los faros, que deben estar limpios y en la altura correcta. Hay que vigilar que se disponga de luces de recambio y de las herramientas necesarias para sustituirlas, si fuera necesario.

6) Batería: Puede ser una buena instancia para comprar una nueva. Es uno de los elementos que le da vida al motor y debe estar en perfectas condiciones.

7) Dirección y suspensión: Los amortiguadores son muy importantes y forman parte del llamado triángulo de seguridad, junto a los neumáticos y frenos. Por lo tanto, un “chequeo” ante especialistas es clave antes de partir.

8) Asientos: Hay que controlar que los anclajes de los mismos estén en perfectas condiciones. En caso de no estarlos, se deberá recurrir a un profesional en la materia que haga las correcciones respectivas.

9) Equipos de GNC: Cada 5 años, se debe llevar el cilindro (GNC) a un centro de reprueba, donde se kle realizarán los controles interiores y externos, para comprobar si hay fisuras o algún otro desperfecto. Si supera favorablemente la prueba, se prolongará la vida útil del mismo por otros 5 años y en caso contrario, se lo deberá retirar. Además, cada 12 meses se debe controlar el auto para ver si el equipo está bien instalado, si no hay pérdidas de gas y demás.

10) Otros elementos y repuestos: Aunque todo funcione correctamente, se deberán llevar elementos sustitutos ante cualquier situación imprevista. Por ejemplo, ruedas de auxilio en buen estado, más gato y llaves; chaleco reflectante, triángulos de emergencia homologados, linterna, entre otros accesorios.

11) Matafuego y balizas: Es obligatorio tenerlos, ambos con el sello IRAM. Además de cumplir una función fundamental en caso de siniestros o desperfectos, usualmente son solicitados por los puestos policiales.

12) Equipaje: Colocar de mala manera la valijas, sillones, conservadoras y otros elementos dentro de un auto, puede llegar a condicionar el comportamiento del mismo en la ruta. Esto se acentúa más aún en tiempo de vacaciones, ya que el volumen que se lleva a bordo suele ser mayor. Por ello, se debe cargar el equipaje de la mejor manera, para que nos sea una “carga”.

13) Combustible: Existen métodos para hacer que baje el consumo del combustible, como conducir con las ventanillas arribas, no excederse en el uso del aire acondicionado y llevar los neumáticos con la presión justa. Antes de emprender el viaje, es fundamental hacer una hoja de ruta con los lugares posibles para la recarga de nafta o gas.

14) La documentación: A la hora de salir de vacaciones hay que pensar en el destino, el alojamiento y las actividades, pero también cumplir con cada uno de los requisitos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, tal cual lo establece la Ley de Tránsito 24.449. Entre las exigencias están que el chofer debe presentar la licencia de conducir, la cédula de identificación del vehículo (verde) y la “azul” en el caso de no ser el propietario del rodado y el Documento Nacional de Identidad. También el vehículo debe estar asegurado y  llevar el certificado de la Revisión Técnica Obligatoria o Verificación Técnica Vehicular (como en Entre Ríos no se exige, hay que solicitar en los puestos camineros policiales de la provincia, una constancia de exención). El número de ocupantes no debe superar la capacidad del vehículo y es obligatorio el uso de cinturón para todos los pasajeros, con los menores de 12 años viajando en el asiento trasero.