Giraudo (AAPRESID) aseguró que en 2 ó 3 años se podría multiplicar la producción

0
2

GiraudoLa presidente de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID), María Beatriz Giraudo, contó cuáles son las expectativas del sector con miras a la asunción de las nuevas autoridades en el país, dio su parecer sobre el presente del campo y no dudó en afirmar que “con otras políticas y aprovechando la tecnología disponible”, se podría incrementar notoriamente la producción. En diálogo con los periodistas Gustavo Pusineri y Omar Stricker en el programa “Diario 6” (Canal 6 ERTV), la dirigente expresó que “estamos atravesando y esto no es novedad, momentos difíciles para el sector, porque mas allá de los vaivenes de nuestra actividad, que estamos acostumbrados a que ello acontezca, en relación a los precios a nivel internacional, venimos acarreando problemas por políticas públicas muy desacertadas para el campo, que no solo perjudican el resultado económico de las empresas agropecuarias, sino que lamentablemente atentan contra el cuidado de los recursos naturales como es el suelo, el agua y el aire y por lo tanto, todo el desarrollo de la sustentabilidad”.

– Los 2 candidatos hablan de bajar las retenciones a las exportaciones, para alentar la producción…

– Sin lugar a dudas que es necesario, lo mismo que la eliminación de la intervención en los mercados y los famosos ROES, que son los permisos de exportación, que no tienen ningún sentido. Los candidatos están convencidos que tienen que cambiar esas políticas. Pero también, la gran esperanza de cambio depende de nosotros. Algo nuevo hemos aprendido a lo largo de estos años, que es que a cada reclamo hay que acompañarlo con una propuesta y que tenemos que estar muy cercanos a los que deciden dichas políticas, porque somos los que concretamente conocemos las problemáticas que tenemos. Nuestra institución desarrolla tecnología para producir, cuidando la ecología y tenemos muchas alternativas y herramientas para aportar. El mundo mira a Argentina con mucha admiración, porque lo que se logró en el país, es de un nivel tremendamente avanzado en innovación tecnológica, para producir más, cuidando los recursos naturales y la salud humana. Cualquiera que no esté involucrado en este sector, podría decir que somos egoístas y que queremos estas decisiones para que nos beneficien a nosotros, pero esta actividad que desarrollamos, pone en funcionamiento al país. Entonces, ante la situación actual, por un lado da impotencia no poder lograrlo, pero hay esperanza de saber que involucrándonos y trabajando más, podemos contribuir para tener el cambio en el país que anhelamos todos.

– ¿Se puede seguir produciendo más?

– Totalmente. Hoy, venimos en franco retroceso, en lo que se refiere a la producción de soja, maíz, trigo y cebada. Tenemos mediciones en distintos lugares del país que reflejan eso, cuando podríamos estar duplicando la producción, sobre todo en la zona núcleo, si aplicáramos todo el paquete tecnológico que hemos desarrollado. Es una situación que no solo perjudica a las empresas del campo, sino que arrastra a todas las localidades del interior del país y en definitiva, termina afectando a Argentina en su conjunto. Aquellos que plantean para el 2020 o 2025 llegar a las 160  millones de toneladas, nosotros decimos que ese salto lo podríamos lograr en 2 ó 3 años. Nuestra Asociación trabaja en red con otras instituciones, en la búsqueda permanente de alternativas basadas en la ciencia, pensando en poder producir cada vez mayor cantidad y calidad de alimentos y energías, no solo para Argentina sino para gran parte del mundo. Y tenemos un requisito fundamental, que es poder cuidar los recursos naturales y la salud humana. Estamos convencidos que con el desarrollo que se está logrando, por primera vez estamos en condiciones de entregar a las próximas generaciones suelos más productivos que los que recibimos.

– ¿Los agroquímicos juegan un papel importante en este desafío…?

– En la Asociación, tenemos un equipo especial conformado por productores y técnicos dedicados totalmente a esta temática, con estudios permanentes, basados en la ciencia, para que estas decisiones no sean ideológicas. El gran problema que tenemos con esta situación es que muchas decisiones se toman sin tener en cuenta el respaldo científico. Una decisión de ampliar la distancia alrededor de las localidades, de no pulverizar con los sanitarios, implica tener otras plagas que son más domésticas y para el control de las mismas, como pueden ser los roedores, arañas, etc., se necesita del uso de productos químicos muchos más tóxicos que cualquiera de los que usamos en el campo. Hay que remarcar que nuestra actividad está muy regulada, pensada en el cuidado de la salud y el medio ambiente. En ese sentido, poder aportar información, colaboración y trabajo para tomar estas decisiones es un eje central para la institución. En la medida que vayamos generando confianza en las poblaciones y se vaya viendo lo que hacemos, se irá cambiando esa visión. Lógicamente siempre hay que estar atentos a las mejoras continuas y cambiando permanentemente, según lo que la ciencia vaya dictaminando…