Diamante: Ramón Bernaechea se recupera de las lesiones ocasionadas por unos perros

0
0

ramónRamón Bernaechea, de 48 años, continúa internado en el hospital San Martín de Paraná, tras el salvaje ataque de al menos dos rottweilers y un dogo, ocurrido el pasado lunes a la madrugada.

El lunes pasado, pese a las inclemencias del tiempo que se reflejaban en una fuerte tormenta, Ramón salió, como desde hace 20 años a llevar diarios a vecinos que lo conocen como “canillita”.

“Mi mujer se enojó, porque no quería que saliera con una noche así, pero uno es responsable y no quiere fallarle a los clientes”, comenzó narrando la víctima, quien actualmente se encuentra internado en la sala de Traumatología del Hospital San Martín. En diálogo con EL DIARIO contó que “pasé por ese lugar –inmediaciones de calles José Hernández y Alberdi– donde hay un portón grande y no vi nada, pero habré caminado unos metros más y sonó un trueno y ahí alcancé a ver que salían unos perros enormes. Al menos alcancé a ver a dos rottweilers y un dogo que se me vinieron encima y no pude hacer nada. Después se me abalanzaron otros dos… cinco en total, pero ya no estaba en condición de ver qué tipo de perros eran”, recordó Ramón.

“Me tironeaban a mordiscones en los brazos y piernas. Me mordieron la cabeza y yo parecía un trapito, me arrastraban para donde querían por toda la calle”, expresó el canillita.

“A esa hora, plena madrugada, no había mucha gente para ayudarme, pero los que alcanzaron a ver lo que estaba pasando no podían tampoco hacer mucho, iban a caer como yo. Pero igual, un hombre que me conoce, que junto a otros les tiraba con lo que encontraban a los perros, con botellas, con piedras, no logró ni distraerlos. Entonces se subió al auto y les tiró el auto encima, en una maniobra desesperada porque me aflojaran de morder”, detalló.

“Era tanta la desesperación, que entre las personas que llegaban para intentar sacarme los perros que me estaban destrozando los brazos había un hombre que estaba en calzoncillos, que al parecer se despertó con los gritos y no reparó ni en vestirse para ayudar. Yo ya no podía ver casi nada, estaba bañado en sangre, me caía sangre en la cara, por todo el cuerpo, estaba en un solo temblor”, contó.

Con evidentes dentelladas en los hombros, en la espalda, en las piernas, más de 30 puntos de sutura en la cabeza y por sobre todo, heridas graves en ambos brazos, Ramón ocupa una cama en la sala general del San Martín, provisto de un suero, medicación acorde a la patología y sugerencia de reposo por algunas semanas.

“Pensé que no salía, es verdad eso que dicen que en un momento así te pasa toda la vida por delante en un segundo. Puedo asegurar que volví de la muerte… volví a nacer. Cuando me trajeron al hospital, apenas me empezaron a asistir, levantaron mi brazo izquierdo y a través de la carne desgarrada se podía mirar hacia el otro lado. Se me cortaron ligamentos y nervios y en dos dedos perdí la movilidad, me quedaron tiesos”, afirmó.

Cuando esta Hoja le preguntó si era verdad que los perros podrían pertenecerle al exintendente y actual diputado provincial oficialista por Diamante, Juan Carlos Darrichón, Ramón respondió: “Sí, Carlitos Darrichón, pero él se portó bien, vino a interesarse por mi situación y creo que estuvo con mi familia. No sé qué habrán hablado porque yo recién me estoy empezando a recuperar y lo que quiero es volver a trabajar”. Finalmente expresó: “Me tocó a mí, pero le hubiera podido tocar a otro y terminar en una tragedia, porque a esa hora, al amanecer, cuando ando llevando los diarios, veo a chicas embarazadas que van a pie hacia el hospital para reservar los turnos para hacerse los controles. Mire si agarraban a una señora o a un chico. Felizmente yo la puedo contar, pero le aseguro que volví de la muerte”, aseguró.

Respecto a las actuaciones policiales-judiciales que se han realizado hasta ayer, EL DIARIO consultó al comisario Daniel Randisi, jefe de la Policía de Diamante, quien aseguró que “el dueño de los perros fue debidamente identificado y junto a todos los elementos que forman parte de la investigación del caso van a ser elevadas al fiscal de la causa, Germán Palomeque”.

En cuanto a versiones periodísticas que mencionaban fuentes policiales y que aseguraban que la causa iniciada “no es contra nadie porque los perros estaban en la calle”, Randisi mencionó que “a la persona afectada no se le pudo tomar la denuncia aún, por obvias razones de su estado de salud, pero el dueño de los perros está identificado, no se ha intentado ocultar nada, es el señor Carlos Darrichón y todos los detalles están en conocimiento de la Justicia” señaló el jefe policial a EL DIARIO. “Nosotros hace ya dos años que trabajamos con la implementación del nuevo Código y es posible que esta causa vaya a una mediación y que luego de que las partes lleguen a un acuerdo, se informará a la Fiscalía, quien emitirá una resolución”, mencionó.

Acerca de si este hecho, al margen de acciones civiles encuadra también en la parte penal, Randisi mencionó que “desde el momento que existen “Lesiones” la causa también es analizada penalmente”.

Finalmente, y en relación a si se pudo conocer cuál fue la causa de que la jauría se escapara por ese portón que debería haber estado cerrado, el jefe policial se excusó. “Son detalles, junto a otros que no los puedo revelar, porque forman parte del informe que tiene que llegar a manos del fiscal” subrayó Randisi.

En cuanto a si los perros fueron trasladados a algún lugar en especial, informó que “siguen bajo la responsabilidad del señor Darrichón y si existe alguna medida al respecto la deberá tomar la Fiscalía”, expresó. (Fuente El Diario)