V. María: Actualidad sobre la producción de pelos de conejo de angora

0
13

conejoHace 30 años que el vecino de Valle María Agustín Wasinger, posee un criadero de conejos de angora para la producción de pelos y en diálogo con El Observador, comentó sobre la tarea que viene desarrollando en emprendimiento familiar y cómo se encuentra en la actualidad la actividad del sector.

“Esta zona, años atrás, se caracterizó por criar conejos en los campos y fue en la década del 80 y 90, donde se dio el pico más alto de producción de pelos y siempre Entre Ríos estuvo en los primeros lugares y de acuerdo a un censo nacional y provincial que se hizo, el 80% de la producción era en el Departamento Diamante, más precisamente en la zona de las aldeas. En esa época estaba instalada una firma alemana que estuvo 15 años, que producía y tenía un criadero de 5000 conejos, pero el fuerte era acopiar pelo y exportar” explicó Wasinger.

Sobre la continuidad de dicha labor, el entrevistado indicó que “mundialmente dejó de ser moda el tema del pelo de angora y en esta región, como la firma alemana se retiró del mercado, la oferta era excesiva para el consumo interno, lo que fue desequilibrando la actividad y hoy hay 35 productores en la provincia, en la zona de Valle María, Protestante, Spaztenkutter y en Crespo. Lo que se produce en la actualidad es para el mercado interno y muchos dejaron la actividad por falta de rentabilidad, a lo que se sumó que fueron apareciendo otras fuentes de trabajo que antes no había y los jóvenes eligieron y se insertaron en las nuevas alternativas laborales. También la modernización de la agricultura y los precios de la soja desalentaron a que se siga en la actividad”.

– ¿Cuál es la demanda en la actualidad y cómo se sostiene la actividad?

– Hace varios años que el mercado interno absorbe la producción y se puede trabajar bien, donde se mejoró la rentabilidad y la ecuación kilo de pelo de angora respecto a kilos de alimentos balanceados, es superior en los últimos años comparado con períodos anteriores. Para producir un kilo, el 80% de los insumos son alimentos balanceados y con ese peso comprás más de 100 kg. de alimentos, donde hasta hace poco, sólo adquirías 60.

Un conejo te da por año en promedio un kilo de pelo y yo tengo un criadero con 1.000, por lo que anualmente produzco 1.000 kg. Una prenda de bremer puede pesar 300 grs. pero a la vez lleva el 20% de angora, es decir que con un kilo de angora se hacen 15 prendas al año. No es un trabajo permanente, ya que tengo dos remesas para esquilar cada 45 días, cuyo trabajo se hace durante una semana y ahora por ejemplo, es la época de la reproducción, donde hay que criar unos 300 a 400 conejos para reponer los más viejos, porque al cuarto o quinto año merma el rendimiento de pelo, entonces hay que darlos de baja. Es una actividad distinta a la producción de carne, ya que en esta última cada madre debe tener entre 30 a 40 gazapos (crías), para que la misma sea rentable.

– ¿Cómo ve en general al sector de la Cunicultura?

– En mi caso particular, soy productor y acopio pelo de los demás productores y posteriormente lo envío a las hilanderías de Buenos Aires y probablemente como es una actividad artesanal, me imagino dentro de 5 a 10 años que habrá menos producción, pero que va a ser más rentable porque será mayor la demanda y menos la oferta. Más allá que esto no se puede predecir, tal vez ocurra que ciertas familias se involucren nuevamente en la actividad, cuando vean que trabajando en un criadero de conejos ganan más que si son empleados, porque en la actualidad la mayoría de los productores que quedamos, estamos en la labor hace 30 o 40 años.