La AFA separó a Miguel Scime de la designación de árbitros

0
0

Por decisión de su presidente, Luis Segura, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) separó al director de Formación Arbitral, Miguel Scime, de su facultad para designar réferis y determinó que esa tarea quede en manos del Colegio de Árbitros que encabeza Víctor Blanco. La medida se dio a conocer este jueves mediante un comunicado oficial y se adoptó por la polémica actuación del juez Diego Ceballos y su asistente Marcelo Aumente, durante la final de la Copa Argentina que Boca le ganó 2 a 0 a Rosario Central, el pasado miércoles en Córdoba.

scime miguelAdemás se confirmó la sanción por tiempo indeterminado para ambos colegiados, quienes tendrán derecho a realizar su descargo, mientras continúa en desarrollo el informe de los veedores del encuentro disputado en el estadio Mario Kempes.
A través de su presidente, Luis Segura, la AFA decidió que la designación de árbitros quede exclusivamente en manos del Colegio de Árbitros que preside Víctor Blanco, desplazando así a Miguel Scime, Director de Formación Arbitral Al mismo tiempo, se confirmó la sanción provisoria al árbitro Diego Ceballos y su juez asistente Marcelo Aumente, por sus actuaciones en la final de la Copa Argentina.

En tanto, además de la confirmación de la sanción provisoria para los dos árbitros de la final, se informó que “continúa en desarrollo el análisis del informe de los veedores y se les otorga la posibilidad de descargo a Ceballos y Aumente”. Tras realizar ese proceso, se decidirá la sanción definitiva, consigna Cancha llena.

El descargo de Marcelo Aumente

“Volvería a tomar las mismas decisiones, no cometí ningún error grave”, explicó Marcelo Aumente en diálogo con TyC Sports. “Cuando parte la pelota veo que Larrondo está adelantado e intenta participar de la jugada, eso es offside. Y en el gol de Chávez, yo lo veo en la misma línea que Pinola, por eso no levanto la bandera”.

Además, el línea agregó: “Si hubiese visto que la falta del penal fue fuera del área, habría intervenido. La dinámica del juego llevó a que Ceballos errara en la jugada del penal. Después, en el vestuario estábamos destruidos, queríamos ver las imágenes, estábamos convencidos de nuestros fallos. Ceballos estaba en condiciones de dirigir una final. Ojalá pronto tengamos una revancha”.

Por último, se refirió al enojo por parte de la parcialidad de Rosario Central: “Nosotros no matamos a nadie y no robamos nada. Entiendo a los hinchas que nos putean, pero vivimos en una sociedad que toma esto como algo de vida o muerte”.