Ikert repasó sus 40 años de pastorado en la Iglesia E. Congregacional de Crespo

0
2

Ikert Bernardo Pastor [1600x1200]Este domingo 8 de noviembre se realizará una celebración especial para agasajar a Bernardo Ikert y su esposa Norma Roth, por sus 40 años de pastorado en la Iglesia Evangélica Congregacional de esta ciudad. A las 9.30, se realizará un culto especial de homenaje, con la presencia de autoridades de la IEC, funcionarios municipales, entre otros invitados especiales, mientras que a las 13.00, en el “Salón Esperanza”, se lo agasajará con un almuerzo.

Ikert visitó esta semana el “Centro Radial, Televisivo y Periodístico de Entre Ríos”, donde en diálogo con El Observador, repasó sus 4 décadas en la ciudad, contó sobre sus inicios y qué hará una vez retirado de este pastorado, lo que se producirá en los primeros meses de 2016. “Tengo el privilegio de decir que soy el primer pastor o clérigo de Crespo que permaneció tanto tiempo de manera continua en la ciudad. Sé que el Padre Juan Frank (Iglesia Católica) estuvo muchos años, pero desempeñó su sacerdocio en otros lugares. En mi caso, acompañado por mi esposa Norma, llegamos a los 40 años consecutivos en Crespo” remarcó Ikert en el inicio de la charla.

El pastor expresó que “si bien soy misionero (oriundo de Oberá), me enamoré de Crespo y si volvería a empezar como lo hemos hecho 40 años atrás, lo haría nuevamente. La primaria la hice en mi ciudad natal, posteriormente estudié en una escuela agrotécnica y con dos años más, me recibí de maestro. Mi esposa Norma en tanto, nació en Maciá, donde realizó el nivel primario y en Paraná el secundario, ciudad en la que se recibió de docente también. Ella, cursó en el Instituto Bíblico de Buenos Aires y en mi caso, durante 5 años, estudié en el seminario que la Iglesia tenía en Concordia, siendo uno de los integrantes de la última promoción en esa ciudad de Bachiller en Teología”.

El pastor expresó que “primeramente, fuimos designados misioneros en Santa Fe, atendiendo la capital de esa provincia, Gessler, Felicia y San Vicente. En 1976, nos trasladamos a Crespo para cubrir la zona de esa ciudad, Ramírez, Aranguren y Seguí. Dios nos fue abriendo puertas en la sociedad, los primeros cultos eran en alemán, desde el comienzo al final se cantaba, predicaba y oraba en ese idioma. Como Crespo era una ciudad con muchos descendientes alemanes y lo sigue siendo, los cultos eran de esa manera”.

– Se hizo mucho hincapié en la juventud…

– Sí, cuando llegamos, apuntamos fuertemente a la juventud y uno de los eventos que más recordamos, son los Retiros Espirituales de Jóvenes, que se hacían en julio de cada año. Algunos se hicieron en el ‘Rancho del Pollo’, donde recuerdo que buscábamos tablones, cajones de huevos y hacíamos un escenario. También usamos en algunas ediciones el salón-cine (Parroquia del Rosario), que estaba abandonado y que se pudo reactivar y los últimos fueron en el Colegio Sagrado Corazón. Creo que logramos un cambio en una juventud, que hoy ya tiene sus hijos y son miembros de la Iglesia…

– ¿Qué cree que les deja su paso por Crespo?

– Muchas cosas… Dios nos permitió celebrar estos retiros que les comenté, pusimos en marcha el Jardín de Infantes ‘Pío, Pío’; tuvimos el primer transporte escolar, compramos el primer auto pastoral, que fue un Dodge 1500; tenemos un predio sobre la Ruta N° 131 para la práctica de deportes y actividades recreativas, construimos el primer templo con bautisterio en Crespo, con aulas, más el Salón Vida. En el B° Las Rosas II, se creó un complejo educacional y de salud… También podemos hablar de cómo se fue avanzando en las localidades vecinas, con un templo nuevo en Ramírez; se adaptó un salón en Grapschental; se remodelaron los de Seguí y Aranguren. Desde el 3 de noviembre de 1990, tenemos nuestro programa radial “Llegando al mediodía”. En ese momento había solamente 2 radios en la ciudad, por un lado estaba FM 100 de Héctor López y quien me inspiró en aquel entonces a tener mi programa, fue el Pr. Juan Carlos Terranova, quien lo tenía en esa emisora. Me pedía que me sumara, me entusiasmó la idea y le dije ‘vos seguís con Héctor y yo lo hago en FM Libertad 98.3, donde el Cont. Fernando A. Huck nos abrió desde un primer momento las puertas para que lo podamos llevar adelante. Y hoy llevamos 25 años, tuvimos continuidad y con muchos amigos, de lunes a viernes, almorzamos juntos a través de la radio. Además, durante nuestro pastorado vimos nacer a El Observador, a través del cual pudimos hacer conocer nuestras actividades y desde hace 5 años, estamos de lunes a viernes también en la pantalla de Canal 6 ERTV”.

 

“Una luz que seguirá encendida”   

 

Con 3 hijos, Walter (40), Ingrid (37), Elmuth (34), 3 hijos políticos (Marcia, Boris y Betiana) y dos nietos, Iván y Aylén, el Pr. Ikert se prepara para dejar de conducir pastoralmente a la IEC de Crespo y no duda en afirmar que “si bien cumplí mi ciclo y me sucederá otro pastor, voy a seguir estando en Crespo, la casa que tenemos con mi esposa está justo enfrente del templo, así que siempre estaré ayudando en lo que pueda. Voy a dar la bendición a alguien que lo necesite, iré al hospital a orar por algún enfermo o seré útil para quien lo requiera. El pastor no se jubila nunca, mientras viva, tiene que ayudar y dar, hasta que la vela tenga mecha. Quizás va a ser una luz más tenue, pero en definitiva, es una luz que seguirá encendida”.