Fillastre explicó cómo SELCA busca bajar el consumo de sustancias psicoactivas

0
0

SELCALa Secretaría de Lucha contra las Adicciones de Entre Ríos (SELCA), implementó el Programa Conect@te, destinado a la capacitación en prevención primaria del consumo de drogas, uso inadecuado de las nuevas tecnologías y promoción de habilidades para la vida, destinado a jóvenes que se encuentren insertos en el ámbito educativo de la provincia. El objetivo es “ocuparse de la problemática actual, como lo son el consumo excesivo de alcohol, tabaco y otras sustancias legales e ilegales en la población adolescente, considerando que el ámbito educativo constituye un espacio esencial para conocer y construir recursos en materia de prevención”.

A través de dicho programa, la SELCA realizó una encuesta entre los estudiantes, que reveló que el alcohol sigue siendo la sustancia psicoactiva más consumida entre los estudiantes sondeados (86,9%). Luego le siguen el tabaco (27,8%) y la marihuana (13,3%). El 3,9% de los estudiantes declaró haber consumido en el último año psicofármacos (tranquilizantes y/o estimulantes) sin prescripción médica. El resto de las sustancias presentan valores inferiores al 5%, entre los que están la cocaína (2,2%), éxtasis (1,9%) y solventes/inhalables (1,5%). Las bebidas más consumidas son las denominadas “fuertes” (95%, en mujeres), seguida por vino (85,8%, varones). También hay una alta preferencia por la cerveza.

La subsecretaria de Planificación y Prevención y Capacitación de la mencionada repartición, Lic. Claudia Fillastre, en diálogo con El Observador contó cómo vienen trabajando para revertir dicha tendencia y valoró los resultados que está dejando el “Programa Escuela de Padres”, a través del cual se llevan a cabo charlas y disertaciones en las entidades educativas. “La idea es generar un espacio para compartir con personas que tienen algo en común: la tarea de educar a los hijos” dijo la funcionaria. “Charlamos con ellos de cosas muy sencillas, para nada científicas, viendo qué deben tener en cuenta ante sus hijos. También a los docentes les ofrecemos herramientas para llegar con una palabra justa en el momento adecuado, porque muchas veces vienen a cumplir ese rol que los chicos no tienen en su familia”.

– Con los números de la encuesta, ¿en qué ciudades se ven las mayores problemáticas?

– Las estadísticas llevadas a cabo en las escuelas de la provincia nos mostraron que la problemática es muy parecida en todas las escuelas, por lo que no adquiere una diferencia relevante si es de la capital o del interior, especialmente con el tema del alcohol, que está totalmente instalado, cosa que nosotros como padres, nos debemos ocupar. El avance del consumo de esta sustancia, nos llama la atención. Se ve claramente que a menor presencia de los padres, automáticamente más es el consumo y a mayor atención de los adultos, los chicos tienen una conducta más saludable. Es lo que hay que ir logrando…

– ¿Es difícil mejorar esas estadísticas?

– Con la responsabilidad de todos, se puede mejorar. A cada ciudadano le corresponde un rol, que debe cumplir, ya sea como padre, docente o como persona a cargo de un organismo de control. Nosotros sentimos que con los talleres que estamos llevando a cabo en la provincia, ayudamos, pero no llegamos a todos, porque estamos luchando con una cuestión de masividad. Hay padres que toman adelante de los chicos… No hay que desestimar para nada el tema de las previas, que en general se hacen en la casa de uno de los chicos e incluso los padres de los mismos, son los que les proveen el dinero para comprar el alcohol. Ellos son tan responsables como el que le vende a un adolescente. Se necesita que haya un cambio en ese sentido, porque una persona que se alcoholiza a tan temprana edad, tiene muchas posibilidades a futuro de convertirse en un alcohólico.

– El gobierno provincial tiene proyectada la construcción de centros de atención de adicciones, ¿en qué puede ayudar?

– Toda medida de estas características que se tome desde los estamentos públicos y/o privados, ayuda y contribuye, pero nosotros insistimos una vez más a lo preventivo, porque una vez instalado el problema, es mucho más difícil de solucionar. Fíjense lo que se logró con el cigarrillo, en base a una legislación de estricto cumplimiento. Si hacemos una ley que ataca el órgano más sensible, que es el bolsillo, se ven los resultados. El alcohol está presente en todo acontecimiento y nosotros a los chicos les decimos de manera permanente que hay maneras más sanas de pasarla bien que consumiendo alcohol en exceso. Sin horrorizarnos, hay que estar atentos y tomar las medidas que correspondan.