Hernandarias: Godoy señaló que no hay un control del Estado para conocer el origen de las mercaderías

0
1

1487-HERNANDARIAS-MAXIMILIANO GODOYDesde el Centro de Industria, Comercio y Turismo de Hernandarias (CICyT), se viene trabajando intensamente en distintas acciones para incentivar el comercio local y para ahondar en los detalles, El Observador dialogó con el presidente de la Comisión Directiva de la entidad, Maximiliano Godoy.

El dirigente, quien es también tesorero de la Cámara de Turismo de Entre Ríos (CATER), señaló que “entre las propuestas para activar la economía local, gestionamos ante la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Asociación de Tarjetas de Créditos (ATACYC), la venta en 12 cuotas sin interés, independientemente del rubro, que se implementó durante 15 días, con el objetivo de equilibrar o permitirle a los pequeños comercios, que no pueden acceder a los convenios marco como lo hacen las grandes cadenas, operar con este sistema, que fue beneficioso para sus negocios, donde se pudo ofrecer diferentes promociones o vender artículos en cuotas. Son campañas que desde CAME se llevan a cabo dos veces al año y en esta oportunidad nuestra ciudad participó, como un incentivo comercial y una atención hacia el ciudadano, pero lo importante de esto es que lo pudimos hacer desde nuestra entidad, donde los comerciantes se animaron y tuvo una buena recepción por parte del público”.

– ¿Cómo se prepara la comunidad para la temporada estival?

– Una de nuestras principales preocupaciones eran los accesos a la ciudad, sobre todo el de la Ruta Nº 8, ya que es imprescindible y fundamental para una comunidad turística contar con los ingresos en condiciones. Veíamos con cierta preocupación, que las obras se interrumpían y daba toda la impresión que iba a quedar en la nada, luego los trabajos se continuaban, pero de todas maneras nos aseguraron que los trabajos se finalizarán. Pero hace más de 10 días que se interrumpió el avance de la obra, en estos momentos no hay gente trabajando en la trama vial y en ninguno de los accesos, además hay un sector de 6 kilómetros al que se le retiró la capa asfáltica y está solamente con broza y sigue en esas condiciones. Tener una ruta en condiciones no sólo es beneficioso para el turismo, sino para la actividad diaria de los comerciantes, productores y vecinos de la localidad, la zona y la región, que necesitan contar con un camino en excelente estado y no con uno que en parte esté cortado o con trabajos sin terminar.

También son buenas las expectativas comerciales, porque siempre diciembre es el mejor mes para las ventas, debido a las celebraciones de las fiestas de Navidad y fin de año y por el pago de los aguinaldos. Las reuniones familiares generan otro marco comercial donde hay más consumo y la temporada turística que percibimos, también va a ser muy buena. Más allá que se está anticipando que habrá varios días de lluvia por el fenómeno de “El Niño”, es importante que con tiempo se prevean las acciones y se informe sobre el tema. De igual manera, estuve recorriendo varios complejos de cabañas y siempre los fines de semana, está todo reservado, lo que es un anticipo de una temporada excelente. A pesar, que desde la entidad seguimos remarcando y sosteniendo que Hernandarias requiere de mucha inversión turística, principalmente de privados que se interesen en la localidad, porque hace falta el doble de alojamientos, donde todos trabajarían y se fomentaría de esta manera el crecimiento y el desarrollo de la comunidad, ya que son muchas las personas que eligen la ciudad para descansar y disfrutar de la variadas alternativas que se brindan.

– ¿Cómo considera el control de los comercios ilegales?

– No hay un control por parte del Estado, ni local, ni provincial, ni nacional, que supervise el origen de las mercaderías. Es un tema complejo, pero tenemos que ponerlo sobre tablas y nuestra sociedad tiene que intervenir. Hace unos años, se hizo una fuerte campaña en contra de talleres y desarmaderos, donde actuó personal de Gendarmería y se erradicó el 80% de esos lugares. Pero, por un lado está el control que es sumamente necesario y por el otro debemos concientizar a la ciudadanía, que es la que compra y consume esos productos de dudosa procedencia, que llevan a la proliferación de talleres clandestinos, trabajo esclavo y falsificación marcaria. Es difícil explicarles a las personas, sobre todo en situaciones económicas más apretadas, que las zapatillas que quiere están en vidriera $2.000 y si viene alguien y se la ofrece a $500, es porque hay algo raro. Son dos caminos y los dos se deben transitar a la par, se tiene que trabajar sobre el aumento de los controles y sobre la concientización de la población.