Maciá: Expropiación de la “Estancia Goldaracena”

0
20

estancia.jpg-VALELuego de 6 años, autoridades de la Fiscalía de Estado de la provincia, concretaron la expropiación del casco de la Estancia “San Eusebio”, más conocida por los copoblanos maciaenses como “Estancia Goldaracena”.

Cabe señalar que dicho espacio fue escenario de una parte importante de la historia de Maciá y uno de los puntos de nacimiento de esta ciudad, donde comenzó a gestarse la identidad y la cultura local. La estancia corrió la misma suerte que el grupo empresario Goldaracena y a mediados de 2008, estuvo a punto de ser rematada, pero la movilización de los maciaenses la puso a resguardo de la subasta.

En 2008, la legislatura entrerriana, declaró al casco de la estancia sujeto a expropiación, con la finalidad de convertirlo en museo, por lo que ahora, sólo resta que se firme un convenio entre la Fiscalía de Estado y el municipio de esta ciudad para que el proyecto se pueda concretar.

“Por sucesivos problemas presupuestarios, la expropiación no se concretó. Finalmente se pagó el precio a la quiebra y se tomó posesión”, explicaron desde la Fiscalía de Estado, señalando que “el destino del inmueble, será construir un museo local y un centro recreativo a cargo de la municipalidad de Maciá”.

 

Historia

La Estancia “San Eusebio”, es el punto de inicio de Maciá, historia a su vez íntimamente vinculada a “The Entre Ríos Railway Company Limited” y al Ferrocarril Central Entrerriano.

Este último, fue la empresa propiedad del gobierno de Entre Ríos, que construyó y operó una línea de trocha media (1,435 m) de 612 km entre los ríos Paraná y Uruguay y que se originó por la ley del 11 de junio de 1883, donde se autorizó la ejecución del ramal entre Paraná y Concepción del Uruguay.

Posteriormente, el 7 de enero de 1887, fue autorizada la construcción de ramales a Victoria, Gualeguay, Gualeguaychú y Villaguay.

Una norma provincial del 29 de octubre de 1890, autorizó la venta del Ferrocarril Central Entrerriano a la compañía de capitales británicos “The Entre Ríos Railway Company Limited”, que pasó a llamarse Ferrocarril Entre Ríos, la que primero compró los 612 km. de la red operada por la empresa del Estado provincial Ferrocarril Central Entrerriano. Cuatro años después la compañía adquirió la línea de 10 km. entre Gualeguay y Puerto Ruiz que operaba el Ferrocarril Primer Entrerriano del gobierno nacional (construida en 1866) y el 11 de octubre de 1899 abrió un ramal de 19 km. entre Gobernador Sola y Maciá.

El origen de esta última iniciativa fue en la Estancia “San Eusebio”, que pertenecía a una familia de apellido Acebal, la que fue posteriormente vendida a los directivos de la “The Entre Ríos Railway Company Limited”.

La misma a lo largo de los años, tuvo otros propietarios, hasta que fue adquirida por Eusebio Goldaracena y fue su hijo Joaquín, quien intuyó la necesidad de que el caserío que se había formado alrededor de la Estación del FFCC, tuviera un desarrollo urbanístico pensado como un asentamiento regular. Luego, Mario Goldaracena, hijo de Joaquín, se casó con Artemia Tezanos Pinto, quien aportó parte de sus propiedades para el crecimiento del pueblo y que se emplazara el Hospital Falucho.