Ana Gallay: La historia detrás del oro Panamericano

0
4

Es una de las figuras más conmovedoras de la delegación que representa a la Argentina en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, que finalizan hoy. 
El logro de la medalla dorada en el beach volley femenino coronó una campaña brillante pero no exenta de pruebas que potenció su carácter, del que hoy se habla en todo el país. 
gallay klugLa nogoyaense Ana María Gallay –y su compañera Georgina Klug– representan el ideal de juego con el que se identifica el público argentino: un gran talento con un plus de pasión expresada en cada intervención. Jugando de esa manera, la dupla Albiceleste fue sorteando oposiciones cada vez más duras hasta lograr coronarse en la máxima cita deportiva continental. 
Gallay-Klug vencieron a representaciones de potencias en la modalidad playera del voleibol, como Brasil, Estados Unidos y Cuba, y a duros rivales, como Chile, hasta bañarse de oro en las arenas de Toronto. 
Ya de regreso en a Argentina, las principales embajadoras de la disciplina hicieron base en Mar del Plata y desde allí Anita revivió con EL DIARIO el histórico derrotero por territorio canadiense, repasó los complicados inicios y adelantó los próximos pasos, que prometen una continuidad en el más alto nivel mundial. 

SÍMBOLO NACIONAL. Evidenciando su felicidad por el logro y las muestras de cariño que aún recibe, Anita se dispuso a la charla con su habitual desparpajo. 
“Estoy como siempre y soy sincera: estamos re-contentas de haber podido traer esta medalla, pero no la esperábamos. Así que estamos, con Geo, muy bien por dejar tan alto a este deporte que es tan lindo, pero aún no caigo de lo que logramos”. 
La pasión puesta en cada pelota en juego fue muy reconocida por la población argentina que sigue el desarrollo de los Panamericanos y la nogoyaense no eludió referirse al magnetismo generado entre las partes. 
“Yo fui a un juego olímpico, pero todos nos dicen que ahora transmitimos mucha más energía que en Londres. Creo que a la población le llega más eso que la medalla y por eso éste es mi mayor logro deportivo”, dijo, sin dudar. 
“Ruego que esto sirva para apuntalar definitivamente al beach volley en la consideración popular. Que se desarrolle, que haya un circuito fuerte y que se lo practique en las mejores condiciones, para no tener que salir a jugar el Circuito Mundial sin chance previa”, expresó. 

EL TORNEO INOLVIDABLE. Gallay-Klug se consagraron luego de clasificar segundas en el grupo D, tras vencer a Trinidad y Tobago y a México, pero caer ante Cuba. No obstante, en los cruces eliminatorios, se quedaron con un juego que resultó clave para la clasificación final. 
“Está claro que nos convencimos de que estábamos para ser campeonas cuando le ganamos a la dupla de Brasil. Estábamos 8-12 en el tie-break y nunca tuvimos la sensación de que lo perdíamos, aunque a ellas sólo les restaban tres puntos para ganar”, recordó, resaltando que dieron vuelta ese parcial final marcando cinco puntos seguidos. 
Tras concretarla, Gallay ensayó un festejo que por estos días se repite incesantemente en las transmisiones televisivas y que no la sonroja para nada: “Tenía ganas de subirme a la tribuna y abrazarme con todos. Salió así, primero, porque el partido estaba ajustadísimo; segundo, porque le ganamos a Brasil y, con ello, pasábamos a la final”. 
Luego, en la final ante Cuba, reconoció que la jugaron más relajadas, porque el objetivo (estar entre las cuatro mejores) ya estaba más que cumplido. “Llegamos al tercer set con un plus de espíritu insaciable y, cuando terminó el juego, le pedí a Geo que demos la vuelta olímpica juntas”. 

MÁS APOYO Y MÁS DESAFÍOS. Las horas de festejo y relax pronto terminarán para Ana María Gallay y Georgina Klug, pues se acercan compromisos internacionales importantes. Desde el próximo viernes, las ganadoras del oro en Toronto disputarán en Buenos Aires la final del Campeonato Sudamericano; luego, a mediados de agosto, volverán al Circuito Mundial, haciendo escalas en Long Beach (Estados Unidos), Polonia y Río de Janeiro (Brasil). En un segundo tour, se presentarán en China, Puerto Vallarta (México) y Sudáfrica, y es probable que en Turquía. 
“Cuando me inicié en el beach volley no me imaginé tener tantos viajes, porque no había apoyo a la disciplina. Trabajaba como docente y me pagaba con mi sueldo los viajes al Circuito Sudamericano. A veces había apoyo del Gobierno de Entre Ríos pero de la Nación nada, hasta que se creó el Enard”, rememoró Anita. 

RECEPCIÓN EMOTIVA. Al regresar al país, Gallay y Klug no pudieron viajar a sus respectivas ciudades, pero eso no evitó que sus seres más cercanos le dieran una grata sorpresa en Buenos Aires. 
“Fue una sorpresa gigante. Sabía que mis papás y Eduardo (su esposo) estarían, pero no me imaginé que vendría un ómnibus completo con familiares y amigos de Nogoyá”, expresó la campeona continental, agradeciendo la gestión del Municipio de Nogoyá. 
“Con mis alumnos y compañeros me comunico en las redes sociales. Las escuelas forman parte de mi vida Me encantaría visitar a las escuelas donde di clases (de Educación Física) en Hernández y Crucesitas Octava”, deseó, al recordar su trayectoria docente. 
Otro con quien empieza a recuperar tiempo perdido es su esposo, Eduardo, con quien está casada hace un año y medio, luego de 10 años de novios. “Él me conoció así y me banca a muerte; lo hizo cuando había que sacar del bolsillo y hacer beneficios para viajar”. 
“Está bárbaro hacer lo que te gusta, pero es duro, porque a veces viajamos durante tres meses solas con Gero y el entrenador”, aclaró. 

PALABRA AUTORIZADA
. En el cierre del contacto, Ana Gallay dedicó unas palabras a los jóvenes. 
“La situación para los chicos está difícil, pero en el deporte encontrarán muchas oportunidades y su mente se abrirá. Otorga valores que en la calle o en las computadoras no las conseguirán”, analizó. 
“El deporte brinda la mejor educación que pueda tener un chico y los padres no deben prohibirlo ante una mala nota”, cerró. 

La campaña dorada 
Fase de grupos: Argentina 2 – Trinidad y Tobago 0; Argentina 1 – Cuba 2 (21/19, 15/21 y 13/15) y Argentina 2 – México 2/0 (21/15 y 21/10). 
Octavos de final: Argentina 2 – Chile 0 (21/9 y 21/10). 
Cuartos de final: Argentina 2 Estados Unidos 0 (21/18 y 21/12). 
Semifinales: Argentina 2 Brasil 1 (21/17, 21/23 y 15/13). 
Final: Argentina 2 Cuba 1 (21/17, 19/21 y 15/7). 

El Diario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here